Adultos mayores estrenaron La Orchila como destino turístico
 

Caracas, 07 Jun. AVN.- A las 9:00 de la mañana de este viernes se activó el estruendo del avión Hércules de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), con rumbo a la Base Aeronaval Coronel Antonio Díaz, en La Orchila, una isla venezolana en el Caribe, ubicada a unos 160 kilómetros de Caracas.

A bordo no iban ni tropas ni equipos militares. Viajaban cuarenta hombres y mujeres, de entre 55 y 94 años. Estos padres y abuelos que entregaron su vida al trabajo se convirtieron en los primeros en muchos años en visitar con fines turísticos la paradisíaca isla, restringida hasta ahora a operaciones militares.

"Nunca en mi vida pensé estar aquí. ¿Quién venía aquí? Marcos Pérez Jiménez (dictador venezolano 1953-1958). Si no viene (Hugo) Chávez, (Nicolás) Maduro y (Carlos) Rotondaro (presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales – IVSS), no estuviéramos aquí. Si esto estuviera en manos de la oposición, esto lo privatizan, harían ellos lo que les da la gana", dijo Luis Gregorio Córdoba, el mayor del grupo, con 94 años.

Estos adultos mayores, provenientes de diversas comunidades populares de Caracas, pudieron pasar un día de esparcimiento y recreación en La Orchila, sin costo alguno, como parte de lo que se ha denominado Turismo Social, un plan promovido desde 2005 por el comandante Chávez para atender a los sectores más vulnerables y tradicionalmente excluidos: adultos mayores, personas con discapacidad y niños y adolescentes de bajos recursos económicos.

Reciben transporte, todas las comidas, recreadores y atención de primera. La Orchila se estrena ahora como destino turístico, y el primer grupo de cuarenta abuelos agradece el privilegio.

"Todo me gusta. Quisiera quedarme aquí", dice Córdoba, oriundo del estado Aragua pero residente desde hace más de veinte años en el sector Simón Rodríguez de la ciudad capital. Toda su vida trabajó en diferentes oficios: cargador de ganado y hasta chofer de ministros. Hoy recibe su pensión equivalente al salario mínimo mensual, de 2.457,02 bolívares, como parte de los 2.480.000 pensionados que hoy existen en todo el país, cuando en 1998 apenas había 500.000.

Carmen Elena Rodríguez, en cambio, no tuvo empleo formal, pero sí que trabajó en el hogar, dedicada a atender a sus cuatro hijos. Aunque esta mujer, próxima a cumplir 78 años, legalmente no cuenta con las cotizaciones completas para obtener pensión; sin embargo, desde hace dos años recibe el aporte por intermedio de la Gran Misión En Amor Mayor, creada por Chávez para los abuelos que no reúnen las cuotas legales.

Su esposo, fallecido, trabajaba con su carro como taxista, y sus ingresos les alcanzaban para lo justo. Ni soñar con unas vacaciones. Por eso hoy, cuando se pudo incorporar por primera vez al programa de turismo social del IVSS, no cabe en su felicidad. "¡Estoy emocionada! !Quiero otro viaje!", cuenta a pocos minutos del regreso a Caracas.

Su felicidad se quiebra un poco al recordar a quien considera al responsable de todo lo que vivió este viernes. "Siempre voy al Cuartel de la Montaña a visitarlo", dice en referencia al lugar donde reposan los restos de Chávez, en la parroquia 23 de Enero de Caracas. "Es que ¿cuándo otros gobiernos se ocupaban de la gente como nosotros? Nunca", afirmó.

"¿Qué hubiera sido de nosotros si Chávez no nos hubiese dejado esto?", se preguntó.

El programa de turismo social ha atendido a más de un millón de personas. La mitad es adulto mayor. Lo promueven el Ministerio de Turismo y el IVSS, en el caso de los pensionados. Cada mes, este instituto organiza al menos dos viajes largos (con estadías de cuatro días) y tres cortos (ida y vuelta) a diferentes destinos turísticos nacionales para los abuelos de todo el país que se inscriban en sus sedes regionales.

Al mismo tiempo, La Orchila se abre al turismo social y se iniciaron las evaluaciones para impulsar un proyecto integral que convierta la isla en un importante atractivo para visitantes extranjeros.

AVN 07/06/2013 21:03
Compartir en Facebook