Autor de atentados contra embajadas en Caracas, ataca a Venezuela en Miami

La habana, 06 Dic. AVN.- Protegido por el Departamento de Estado norteamericano, el ex teniente de la Guardia Nacional José Colina, solicitado por la justicia venezolana por atentados contra representaciones diplomáticas en Caracas, no solo sigue libre en Miami sino que tiene absoluta libertad de exhibirse ante la prensa para difamar impunemente a Venezuela.

Colina acaba de presentar en esta ciudad otro "show" de difamación ampliamente reportado por la prensa local, en el cual atacó a las autoridades judiciales venezolanas.

El militar convertido en terrorista crítica a la oposición venezolana por no criticar al gobierno bolivariano acerca de la "persecución política", el tema que explota desde que empezó a colaborar con la inteligencia norteamericana en territorio estadounidense y que se le orientó crear una llamada Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) cuya membresía se limita a su persona.

Hace unos seis años, la Fiscalía General de Venezuela fue autorizada por el Tribunal Supremo de Justicia solicitar formalmente ante el gobierno de los Estados Unidos la extradición de Colina y de otro militar traidor, Germán
Varela, en relación con atentados ocurridos a principios del 2003 en la Embajada de España y el Consulado de Colombia en Caracas donde fueron heridas cuatro personas. Ya había orden de captura de ambos individuos por esos hechos.

Detenidos a su llegada en EE UU, Colina y Varela fueron de inmediato representados por el abogado Matthew Archambeault que defendía también al terrorista internacional Luis Posada Cariles.

Pronto la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) descartó los cargos contra ambos a solicitud del Departamento de Estado. La Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración accedió luego a desechar los casos.

La liberación de los autores materiales de los atentados terroristas ocurridos en Caracas "es parte de la cultura de la impunidad", comentó entonces el parlamentario William Querales.

Las bombas detonadas en las sedes diplomáticas de España y Colombia fueron fabricadas con explosivo militar norteamericano C-4, el componente favorito de los especialistas en "sabotaje" formados en EEUU.

Se sospechó que los artefactos fueron colocados por los ex militares golpistas con la complicidad de agentes de Polichacao.

A estos atentados se asoció también al actual candidato de la oposición Leopoldo López, ex alcalde de Chacao, político corrupto, extremista de derecha y miembro fundador del partido Primero Justicia cuya creación fue financiada y asesorada por el Instituto Republicano Internacional (IRI) de Estados Unidos.

Jean-Guy Allard AVN 06/12/2011 19:35
Compartir en Facebook