Cabecillas del sabotaje petrolero atacan desde el exterior al Gobierno venezolano

Caracas, 02 Dic. AVN .- Este jueves se cumplen ocho años del inicio del sabotaje petrolero de diciembre de 2002, y a pesar de estar prófugos de la justicia, dos de los principales cabecillas de aquel hecho, Carlos Ortega y Juan Fernández, para entonces presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y gerente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), respectivamente, continúan desde el exterior sus ataques contra el Gobierno Nacional y contra el pueblo venezolano.

Aquel intento de la extrema derecha venezolana por desestabilizar la economía y la política del país resultó “el acontecimiento más relevante y dramático ocurrido durante toda la historia de la industria petrolera venezolana”, tal como lo describe el portal de la estatal Pdvsa.

El llamado “paro cívico nacional” se inició el lunes 2 de diciembre de 2002, como la continuidad de las acciones destinadas a derrocar al Presidente de la República, tras el golpe de Estado que culminó en el breve gobierno de facto de Pedro Carmona Estanga en abril de ese mismo año.

El sabotaje ahora es desde España

En diciembre de 2003, el Ministerio Público presentó una acusación formal contra el ex gerente de Pdvsa Juan Fernández, por la presunta comisión de los delitos de rebelión civil, instigación a delinquir directa o específica, excitación a la desobediencia de las leyes y apología al delito, agavillamiento, interrupción indebida del suministro de gas y espionaje informático.

Al conocer la medida, el ex directivo que contribuyó con la pérdida de más de 15 mil millones de dólares en la industria petrolera venezolana y dejó sin alimentos a miles de familias, huyó a Carral, un pueblo de la Coruña, en España, en el cual no le fue necesario pedir “asilo político”, pues sus padres son de origen español y, debido a eso, a él le corresponde esta nacionalidad.

Desde ese pequeño pueblo, Fernández continúa aupando a la oposición venezolana a que se enfrente con el jefe de Estado, Hugo Chávez Frías, así como lo hizo él aquel 2 de diciembre de 2002.

En una entrevista publicada en el diario La Voz de Galicia, el 7 de marzo del año 2005, titulada “La oposición de Chávez se refugia en Galicia”, el ex directivo petrolero reconoció que “uno de los errores que ha cometido la oposición ha sido tomar las decisiones sobre la marcha. Hay que tener un plan para poder responder a Chávez en cualquiera de las situaciones que se planteen”, señaló.

En el artículo, consideran a Fernández como una “alternativa sólida al régimen chavista, al que la oposición clásica agrupada en la Coordinadora Democrática no fue capaz de desbancar en el referendo revocatorio (que se convirtió en ratificatorio). Son muchos los que ven en él la gran esperanza blanca. De hecho, dentro y fuera de Venezuela ya se habla de él como el posible líder de la nueva oposición venezolana”.

Los diputados opositores: “la luz al final del túnel”

Fernández no sólo se ha dedicado a ofrecer entrevistas a medios extranjeros, en las cuales se muestra como un representante irreemplazable de la oposición. Desde Carral, escribe una vez a la semana una columna de opinión denominada “No más presos políticos, ni exiliados", la cual es publicada por el portal Noticiero Digital.

Desde esa columna, continuamente descalifica, ataca y emite epítetos en contra del Ejecutivo. Por ejemplo, en su artículo del 27 de septiembre de este año, el ex directivo de Pdvsa escribió en referencia a las elecciones parlamentarias que “estos nuevos diputados (opositores) devolverán la credibilidad al ciudadano del político, por ende de los partidos, piezas fundamentales para la Democracia y aseguraremos la salida del Comandante Fracaso del poder”.

En uno de sus escritos, Fernández calificó como una "oportunidad única para el país" la elección de estos diputados de oposición a la Asamblea Nacional, hecho que, además, consideró "representa esa luz al final del túnel" para retornar a Venezuela.

"Una esperanza del pronto retorno, y de ver de nuevo como el talante democrático se reafirma como uno de los principios y valores de nuestra sociedad”, aseveró en su columna publicada el 4 de octubre de este año.

En esa misma fecha, el prófugo Fernández hizo una de sus últimas apariciones, a través de video conferencia, durante una rueda de prensa de los voceros de la derecha venezolana.

En esa oportunidad, dijo que el Jefe de Estado "impone cada vez más férreos controles para limitar la libertad de expresión, como parte del régimen totalitario y comunista que quiere imponer".

Perú: destino predilecto de los prófugos venezolanos

Otro de los cabecillas del sabotaje petrolero, que generó una tasa de desempleo de 18,4%, fue el para entonces presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, quien además es reconocido por haber participado en el golpe de Estado de abril de 2002.

Al finalizar el paro, Ortega también huyó del país y solicitó asilo político en Costa Rica, pero regresó de manera clandestina a Venezuela.

En 2005, Ortega fue capturado en una sala de juegos en Caracas y puesto a la orden de las autoridades. En diciembre de ese año, el Tribunal 49° de Control lo condenó a 15 años, 11 meses, 5 días y 20 horas, por delitos de rebelión civil, instigación a desobedecer las leyes y uso de documentos falsos. Se ordenó su reclusión en el Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde, en Los Teques, de donde escapó en agosto de 2006.

El activista opositor solicitó una vez más asilo político, pero en esta oportunidad en Perú, país en el cual lo acompañan otros prófugos de los tribunales venezolanos como Oscar Pérez, Manuel Rosales, Nixon Moreno y Ramón Martínez.

El decano de los exiliados en Perú

Desde Lima, Carlos Ortega, al igual que Fernández, se ha dedicado a emprender y secundar campañas internacionales en contra del actual mandatario venezolano.

Una de las últimas informaciones que se obtuvo del ex directivo de la CTV fue a través de una carta que envió semanas antes de las elecciones legislativas del 26 de septiembre, en la cual exhortaba al pueblo venezolano a "seguir en pie de lucha contra el Gobierno de Chávez”.

Previo a esto, el primero de mayo de este año, le ofreció una entrevista al portal web Confirmado, en la que instó a los trabajadores a que “abran los ojos, véanse en el espejo de los trabajadores cubanos, porque allá pretenden llevarlos y si seguimos arrodillados, empantuflados indudablemente el régimen dictatorial del señor Chávez, instaurará, así como se perfila, una dictadura feroz de corte comunista en nuestro país”.

El 10 de octubre de 2009, el canal privado Globovisión trasmitió una entrevista que le realizó a Ortega desde Perú. En el video la periodista lo identifica como “el decano de los exiliados en Perú”.

En su declaración, Ortega aseveró que sentía “lástima por el pueblo venezolano que no se había percatado que estamos en presencia de un gobierno antidemocrático”.

Intentó justificar el sabotaje petrolero, pues afirmó que lo emprendieron por creer que estaban “frente a un régimen que toleraría las decisiones del sector empresarial”.

Con estas afirmaciones, los responsables de ocasionar pérdidas de millones de dólares al país y de exponer a millones de venezolanos a la escasez de combustible, agua y alimentos, demuestran que están dispuestos a repetir aquellos hechos de 2002 y 2003, olvidando las graves consecuencias económicas, políticas y sociales.

AVN 02/12/2010 06:17
Compartir en Facebook