Educación bolivariana fomenta valores humanistas

Trujillo, 14 Ene. AVN .- El nuevo modelo educativo bolivariano que plantea el proceso revolucionario fomenta los valores del humanismo, ya que busca afianzar en los estudiantes la solidaridad, la fraternidad, la equidad y el amor, principios fundamentales para la construcción de la patria socialista.

Así lo sostuvieron las docentes del estado Trujillo, representadas por Mirian González, maestra del Centro de Educación Inicial Simoncito Libertador de Valera, con 13 años de experiencia.

“La esencia de la educación bolivariana es formar niños y niñas, jóvenes, adultos y adultas con altos principios y valores como la libertad, la igualdad, la fraternidad, la justicia y la paz, necesarios para construir una sociedad justa”, dijo.

Destacó que la educación bolivariana se sustenta en las ideas y praxis liberadoras de ilustres venezolanos que han brindado su ideario como aporte en este proyecto educativo.

“La educación bolivariana está fundamentada principalmente en el pensamiento de Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Belén San Juan, Ezequiel Zamora y Luis Beltrán Prieto Figueroa, entre otros pensadores”, comentó.

González apuntó que esos ideales “son los pilares fundamentales para el desarrollo integral del ser social, humanista y ambientalistas, que debe aprender a crear, a reflexionar, a participar, a convivir y a valorar, ya que todo ello permitirá lograr el bien común”.

Asimismo, esta docente consideró que este modelo ha permitido fortalecer los valores culturales, a la vez que ha reconocido el derecho a la educación de los pueblos indígenas, permitiendo con ello mayor inclusión social a través de la atención de mayor número de comunidades en condiciones vulnerables.

“En el pasado la escuela no impulsaba la inclusión, la participación de las comunidades y la equidad social, sus objetivos no estaban dirigidos a consolidar los ideales colectivos”, dijo.

Al respecto, señaló que actualmente la escuela dejó de ser un sistema cerrado, divorciado de las necesidades y expectativas del medio social en el cual está inserta, para involucrar a la familia y a la comunidad, tomando en consideración las potencialidades culturales existentes.

González sostuvo: “Este diseño curricular bolivariano da respuestas oportunas, tomando en cuenta el modelo político y social del país actual, que implica avanzar hacia una educación liberadora, en el marco de principios constitucionales”.

La solidaridad de manifiesto

Por su parte Ana Rosa Arnaldi, docente del Núcleo Escolar Rural Nº 5, de Mendoza Fría, municipio Valera, coincidió en que la educación bolivariana ha fomentado valores éticos y morales en los niños, niñas y adolescentes, que diario manifiestan en el quehacer cotidiano.

Arnaldi ejemplificó que la demostración más evidente de que un nuevo ser, un nuevo ciudadano se está formando a través de este modelo educativo es la solidaridad que ha manifestado la población trujillana y venezolana en general ante la situación crítica que muchos aún se vive en gran parte del país a consecuencia de las lluvias que dejaron a miles de familias damnificadas.

“Hemos visto con esta tragedia que esos valores que fomenta la educación bolivariana se han puesto de manifiesto, no sólo en los estudiantes sino en las comunidades que ahora están vinculadas al proceso educativo”, comentó.

Además, destacó que ha vivido esa experiencia, ya que la escuela a la que pertenece está ubicada en una de las zonas más afectadas por las lluvias en la entidad trujillana.

Al respecto, subrayó que al hablar de la creación de un nuevo ser no sólo se trata del alumno que recibe clase en un aula sino de toda la comunidad que lo rodea, que puede y debe participar en este proceso de formación.

“El modelo educativo que presenta el Ministerio del Poder Popular para la Educación busca consolidar la construcción de un pensamiento transformador, fundamentalmente con la participación de la familia y la comunidad”, reiteró la docente.

Señaló que por lo tanto es imprescindible la planificación, “por ser un proceso continuo y sistemático, construido en un colectivo, donde participan todas las personas que interactúan y hacen vida en la escuela y su contexto, es decir, se busca la transformación del venezolano, del republicano, fundamentándose en principios de la interculturalidad y el humanismo”.

La docente reiteró que para la construcción de la nueva patria lo principal es profundizar los valores desde el niño o niña, siendo primordial que el maestro se convierta en un actor social humanista que fomente la ética, la reflexión, la creatividad y la participación, para que la enseñanza sea una actividad crítica, encaminada al análisis de la realidad para la emancipación personal y colectiva.

Con 16 años de experiencia, Arnaldi expresó que existe un gran cambio en ese proceso de aprendizaje, “porque el estudiante de mi época era pasivo y la comunidad no se involucraba, ahora es todo lo contrario, hoy en día se toma en cuenta el colectivo en la formación de ese nuevo republicano”.

Añadió que es propicio recordar en el Día del Maestro el deber que tienen como educadores en ofrecer una enseñanza crítica y de análisis de la realidad, para lograr una verdadera transformación que conduzca a la construcción de la patria socialista, donde realmente exista la equidad.

Lograr la justicia social

Asimismo, Betty Juárez, docente desde hace 13 años, expresó que para lograr la transformación de la sociedad donde prevalezca la justicia es necesario que surja un nuevo ser, impregnado de un alto sentido de solidaridad y amor al prójimo, lo cual “se logra por medio de la educación bolivariana”.

Juárez, quien imparte clases en el Centro de Educación Inicial Bolivariano Año Internacional del Niño en Valera, resaltó que el nuevo modelo educativo plantado a partir del proceso revolucionario “permite brindar una formación integral en los niños y niñas, necesaria para formar el nuevo ciudadano que requiere el país”.

Sostuvo que mediante la práctica pedagógica se inicia en los niños y niñas el aprendizaje de la historia personal, familiar, local, social, regional, nacional y global, lo cual contribuye en la construcción de un conocimiento sobre la base de sus intereses y necesidades, en los que siempre resalten los valores éticos.

“Es muy importante rescatar los valores y si se hace desde el nivel inicial se va a lograr que en la sociedad se produzcan los cambios que se requieren para la construcción del modelo socialista que plantea la revolución bolivariana”, expresó Juárez.

Enfatizó que a través de los años que lleva ejerciendo la educación ha palpado una evolución, porque “antes el estudiante era más pasivo y menos integrado al contexto, ahora es un estudiante autocrítico, reflexivo y analista de las situaciones”.

Apuntó que la educación bolivariana forma un ser que enfrenta la vida con mucha más responsabilidad.

“Ahora está planteado un modelo educativo más participativo e incluyente, que ha logrado incrementar la matricula escolar y disminuir la deserción y esos son motivos suficientes para celebrar el Día del Maestro, cuya labor ha sido reivindicada gracias al proceso revolucionario”, aseveró Juárez.

El 15 de enero de 1932, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez, se fundó la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria, que cuatro años más tarde se convirtió en la Federación Venezolana de Maestros, con la finalidad de defender los derechos laborales de los educadores y mejorar la calidad de la educación en Venezuela.

El 13 de enero de 1945, 13 años después, el presidente Medina Angarita decretó al 15 de enero como Día del Maestro, para homenajear de manera permanente a los educadores venezolanos.

AVN 14/01/2011 14:12
Compartir en Facebook