El entierro de los restos fragmentados del golpismo en Venezuela

Hoy lunes fueron sepultados los restos fragmentados y dispersos de la MUD que ayer domingo se suicidó al paso de la caravana del simulacro de votación de la Constituyente al estallarle el explosivo cinturón del ilegítimo e ilegal plebiscito desestabilizador con que pretendió impedir ese evento democrático que de la mano de la justicia abrirá de nuevo las puertas de la paz y la felicidad a Venezuela.
Era otra de las cartas marcadas que sacaba de la manga su amo, el Imperio, tahúr político que hace más de 18 años, que en el marco de un golpe de Estado continuado encargó a los dirigentes de la oposición golpista criolla y a los gobernantes, ex mandatarios, parlamentarios, latinoamericanos y europeos, vasallos imperiales como ellos, la macabra misión de destruir la Revolución Bolivariana.
Como no podía hacerlo con la guerra convencional como en el XIX, con sus cañoneras repletas de marines y en el siglo XX con sus portaaviones con aeronaves y misiles, ya que los tiempos no son los de antes, por la presencia en América Latina y el Caribe de gobiernos y líderes progresistas y revolucionarios que cambiaron el mapa político, económico y social de la región, buscó hacerlo como lo ha hecho en el siglo XXI con la guerra de Cuarta generación.
Mediante el “Golpe Suave”, el siniestro método de Gene Sharp, el filósofo y político estadounidense quien dice que “la naturaleza de la guerra en el siglo XXI ha cambiado y ahora nosotros combatimos con armas psicológicas, políticas, económicas y sociales”, como las que Washington utilizó recientemente con éxito bajo la modalidad de “Golpe Parlamentario” en Paraguay, Honduras y Brasil.
Pero ha sido en Venezuela donde en casi 2 décadas, como nunca antes y tan largo tiempo las usó con toda su bestialidad y letalidad y aún así no pudo destruir el inédito y pacífico proyecto político ideológico creado por Chávez y continuado por Maduro, que resistió, venció y sepultó a sus lacayos criollos, lo cual es causa de asombro y admiración del mundo y mayor enojo y odio del Imperio.
No pudieron, a pesar de haber cumplido al pie de la letra con cuatro de los cinco pasos que deben darse, o fases del Golpe Suave que según Sharp deben cumplirse para garantizar el derrocamiento de un gobierno.
1.- Llevar a cabo acciones para generar y promocionar un clima de malestar, entre las que se destaca la realización de denuncias de corrupción y la promoción de intrigas”.
2.- Desarrollar intensas campañas en defensa de la libertad de prensa y de los Derechos Humanos acompañadas de acusaciones de totalitarismo contra el gobierno” y llamando “dictador” a un mandatario demócrata respetuoso de esos valores y principios como lo es Maduro, el presidente-obrero, hijo político y heredero del legado libertario de Chávez, el eterno y supremo comandante.
3.- Esta fase se centra en la lucha activa por reivindicaciones políticas y sociales y en la promoción de manifestaciones y protestas violentas amenazando las instituciones”, como lo hicieron en 2014 con la intentona golpista de “La Salida que dejó 43 muertos y cientos de heridos y con las marchas asesinas que en los últimos 115 días dejaron casi 100 víctimas fatales, entre ellas 8 jóvenes quemados vivos y 7 guardias nacionales que se salvaron.
4.- En este punto están contempladas acciones de desestabilización del gobierno con el fin de crear un clima de ingobernabilidad como el terrorismo de guerra aérea desplegado el 27 de junio cuando desde un helicóptero secuestrado se bombardeó con metralla y granadas las sedes del Consejo Supremo de Justicia y la sede del Ministerio de Interior, Justicia y Paz.
5.- que como fase final tendría por objeto forzar la renuncia del presidente mediante revueltas callejeras para controlar las instituciones mientras se mantiene la presión en la calle, mientras que paralelamente se va preparando el terreno para una intervención militar mientras se desarrolla una guerra civil prolongada y se logra el aislamiento internacional del país.”
Se equivocaron Sharp, EEUU y la MUD, que tras una larga agonía de 110 días terminó suicidándose políticamente, pero ayer domingo tras ser sepultada, el Imperio saco de su tumba a los fantasmas de su dirigencia `para realizar un ilegal e ilegítimo plebiscito con el que pretendieron frenar la indetenible marcha que el pueblo inicio hacia la Constituyente con un simulacro de votación que superó en participación a todos los celebrados en la historia de Venezuela.
Fue así, cómo el domingo esos fantasmas protagonizaron el show mediático de la pantomima del plebiscito, un espectáculo tan costoso, que solo pudo montarlo Washington, invirtiendo mal su dinero, ya que esos políticos suicidas fracasaron de nuevo.
Dicen haber instalado miles de puntos de votación en Venezuela y centenares otros países de América Latina, en Estados Unidos, Alemania, España, Italia, Japón, donde viven ex militares traidores; banqueros ladrones que huyeron del país llevándose millones de dólares robados, politiqueros de oficio, artistas y periodistas que dieron un golpe de Estado, y hasta en 2 naciones de África, donde no vive ni un solo venezolano.
En un cínico intento de dar visos de transparencia al evento trajeron a Caracas como observadores a una “malinche” y a un Judas costarricenses; un ·Judas” mexicano; un boliviano y un colombiano, verdugos de sus pueblos, mercenarios bien pagados por el Imperio que hoy se pasan la vida vagando por el mundo el lujosos tours políticos vociferando calumnias y mentiras contra Venezuela.
Un proceso sin ningún tipo de apoyo técnico y logístico, sin base de datos ciertos como exige un evento como ese, por lo que una persona, como seguramente se hizo, pudo votar, no una sino 2, 3, 4 o más veces abultando el total de participantes, sin forma de comprobar su número real ya que los organizadores anunciaron que “que quemaron los cuadernos de votación una vez concluido el evento.”
Y hasta hubo votantes, según dijo Jorge Rodríguez como miembro del Comando de Campaña del PSUV que votaron en dos países distintos, como la señora,-dijo- que votó en Australia y Kuwait simultáneamente, y el señor que en Caracas votó diecisiete (17) veces, como lo mostrará uno de los varios vídeos que se exhibirán este martes como pruebas irrefutables de su fraude.
Y como es vieja costumbre de los medios mercenarios del Imperio, para ayudar a la escuálida participación de votantes en el plebiscito de la oposición, según denuncia del ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas, varios de ellos utilizaron imágenes de “colas” en los centros de votación del simulacro de la Constituyente, asegurando que eran del plebiscito de la suicidada MUD golpista.
Uno de ellos fue el diario El País de España, que publicó la foto de una multitud de venezolanos portando pancartas con llamados a votar por la Constituyente señalando cínicamente que son opositores del gobierno que votan contra la convocatoria a un proceso que acabará con la espiral de violencia, destrucción y muerte que desató impunemente una caterva de asesinos que la justicia, aunque tarda, los alcanzará finalmente.
Porque a partir de mañana el reloj de la historia inicia la cuenta regresiva de 12 días, 288 horas que darán paso al hermoso amanecer del 30 de Julio que devolverá al pueblo venezolano la paz y armonía que en ese tiempo de sombras de más de 18 años el Imperio y sus vasallos criollos y extranjeros en su afán por sojuzgarlo, en vano trataron de destruir la indestructible Revolución Bolivariana.

17/07/2017 - 08:28 am