Estados vasallos enemigos de Venezuela según el Diccionario de Política

En este “Mundo al Revés” de Galeano existen seres indignos de llamarse humanos, los que traicionan a sus pueblos y gobiernan Estados vasallos atraídos por el verde resplandor del dólar dejando a un lado la dignidad al venderse por un puñado de esa vil moneda que compra las conciencias de quienes tienen como destino al basurero de la historia, reservado a los Judas que traicionan a sus maestros y a los Caines que matan a sus hermanos.
Pero hay también seres dignos, negados a convertirse en sus lacayos, que los enfrentan de la mano de sus pueblos inspirados en el pensamiento progresista y revolucionario de sus guías y maestros como Bolívar, Chávez y Fidel, quien dijo: “Esta gran humanidad ha dicho “basta” y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia por la que ya han muerto más de una vez inútilmente”
Porque están hartos de tolerar tanta injusticia, tantas calumnias, tantos crímenes de lesa humanidad que comete el Capitalismo salvaje que contra los pueblos del planeta, una veces con sus guerras de conquista y otras usando a sus sicarios gobernantes de Estados vasallos que mientras los agreden, tienen el cinismo de convertir a sus víctimas en victimarios.
Como lo hacen los gobernantes latinoamericanos de Argentina, Brasil, Colombia, Honduras, México y otros mandatarios, ex presidentes y parlamentarios regionales y europeos como el de España, que desde sus países y desde la OEA el ministerio de colonias de EEUU conspiran para derrocar a Nicolás Maduro, heredero del legado libertario de Chávez.
Lo intentan junto con sus cómplices, caterva de apátridas traidores criollos que desde ese otro nido de víboras que es la MUD, los que violan impunemente los DDHH con sus marchas que usan niños como escudos y queman vivos a chavistas y a sus propios compañeros de aventura.
Los que utilizan a la prensa asalariada del Imperio para descargar la avalancha de mentiras que informan que en el país cuna de la Revolución Bolivariana, el inédito y pacífico proyecto político e ideológico magna creación de Chávez, la nación del mundo donde más se respetan los DDHH, se violan esas libertades y valores, dejando con ello al desnudo sus infames calumnias pues allí los medios disfrutan plenamente de ellos.
Es en sus países donde ellos los violan diariamente contra sus propios pueblos, donde perpetran y promueven los más horrendos crímenes para saciar el hambre y sed de poder de EEUU, su amo, que busca recuperar el brutal poder que ejerció durante décadas en los que fueron sus antiguos feudos, hasta que un día varios de ellos se rebelaron para cambiar el mapa económico, político y social de América Latina y el Caribe.
Pero el Imperio es vengativo, y con apoyo de esos Judas y Caínes, cabecillas de golpes suaves, los llamados golpes parlamentarios en Paraguay, Honduras y Brasil y el financiamiento a campañas electorales de candidatos fascistas escogidos entre voraces empresarios como en Argentina donde triunfó su títere y Ecuador a un banquero codicioso que fracasó en el intento, ahora vuelca toda su furia contra Venezuela
Podrá recuperar a la mayoría de ellos, a casi todos, pero no estará totalmente satisfecho hasta destruir la Revolución Bolivariana, blanco principal de su ambiciosa y voraz conjura, en la que ha invertido más de 18 años en tiempo y en dinero, miles de millones de dólares sin que hay podido hacerlo a pesar de todos los esfuerzos realizados.
De contar con el incondicional apoyo de los gobernantes de esos Estados vasallos como el de Argentina, donde Macri earroja a abismos gdel hambre a los centenares de miles de trabajadores que despide; que aumenta las tarifas de los servicios básicos, que privatiza empresas del Estado para entregarlas a las transnacionales, destruyendo la “Década Ganada” que Néstor y Cristina rescataron al país de la “Década Perdida”.
Donde el pueblo indignado y desespesperado se lanza a las calles en multitudes todos los días para protestar por el ultraje de que es víctima, que declara huelgas reprimidas con brutal violencia y lo sigue castigando como sumiso y obediente lacayo que es de su imperial amo.
Pero, ¿Qué es un Estado vasallo? Lo explica ampliamente Carlos Fazio, destacado periodista uruguayo redactor del diario La Jornada, autor de numerosos reportajes sobre la conjura de que es víctima Venezuela, en un revelador trabajo publicado el pasado mes de mayo titulado “México Estado vasallo de Washington vs. Venezuela” que entre otras cosas dice:
“Según el Diccionario de Política de Norberto Bobbio y Nicola y Matteucci, el termino califica “la condición “paracolonial” de sujeción y dependencia de un Estado respecto a otro. Satélite es el Estado cuya actividad política, económica, militar, interna e internacional, es dependiente del Estado dominante. La condición de satélite conlleva de hecho (si no de derecho) la pérdida de la independencia y la soberanía nacionales. El Estado satélite no está en condiciones de ejercitar una política exterior autónoma, aunque conserve de manera formal, nominal o relativa todos los simulacros de la independencia y la soberanía.”…
“A su vez, la sala de comando político del golpe de Estado contra Venezuela está instalada en la OEA, y como Estado vasallo de Washington, México ha sido llamado a jugar un papel singular. Por instrucciones del aprendiz de canciller Luís Videgaray y su jefe Enrique Peña Nieto, el representante mexicano ante el organismo, el protagónico Luís de Alba, desempeñó un rol clave el pasado 3 de abril, cuando en una sesión ilegal se dio un golpe institucional en el organismo.”
“En su fase actual de escalamiento del conflicto, que incluye el asedio de y hostigamiento de embajadas y funcionarios diplomáticos venezolanos en el mundo ( por ejemplo en España y México ) por turbas de clase medieros en el exterior, el plan de intervención encubierta de EEUU en Venezuela se está aplicando con base en una estrategia donde se articulan diversas formas de lucha, entre ellas, movilizaciones pacíficas combinadas con barricadas y una violencia callejera de corte paramilitar catalizada con equipos provistos con armas cortas, explosivos, escudos, chalecos protectores, guarniciones de brazos y piernas propios de una unidad anti-motín que ponen en práctica acciones directas similares a las de una guerrilla urbana; operaciones encubiertas con fuerzas especiales en el terreno; sabotajes y saqueos, a lo que se suma una guerra mediática que utiliza un lenguaje Orwelliano (doble-habla) bi-conceptual o doble estándar, salpicado con el manejo de la propaganda blanca, gris y negra.”
(El autor no menciona por no haberse registrado para la fecha que escribió el artículo, el uso de niños como escudos humanos y la quema de 3 personas vivas (solo de una) por parte de los criminales en las mal llamadas marchas “pacíficas” de la oposición golpista.)
Con una amplia y programada cobertura mediática de exportación internacional con un sesgo político-ideológico predeterminado y que sigue el guión maniqueo “Maduro dictador vs. Oposición democrática”, las marchas “pacíficas” y actos vandálicos -impulsados y financiados por los políticos y empresarios golpistas de 2002, y la red de agencias de Washington-, están concentradas en menos del 1% del territorio nacional venezolano en 19 municipios controlados por la derecha, siendo el foco principal del terrorismo neo-nazi el municipio de Chacao, de aproximadamente 12 kilómetros cuadrados. En el resto del país la vida sigue con normalidad.”
“Cada día las imagines exhiben que los protagonistas de la violencia callejera (donde hay paramilitares y francotiradores infiltrados y bandas de malandros pagados como mercenarios) están pertrechados con escudos y costosos equipos de ataque: máscaras antigases, atuendos especiales y armas contundentes diversas, algunas de fabricación artesanal o casera, pero las corporaciones mediáticas los presentan como los modernos “luchadores por la libertad”. Recuperando la denominación aplicada por Ronald Reagan a la “contra” nicaragüense en su guerra clandestina contra el gobierno sandinista en los años ochentas.”
“Inscritas en la “agenda común” de la Mesa de la Unidad Democrática· (MUD) los empresarios y los obispos conservadores católicos, las acciones clasistas y racistas para “calentar la calle” -incluido el ataque contra un hospital materno-infantil con 54 niños ( y sus madres) en su interior y la quema del joven Orlando Figuera cerca de la Plaza Altamira de Chacao, por parecer “chavista” -y el empleo dosificado de la violencia armada bajo un enfoque de “cerco y asfixia” operado por el almirante Tidd desde el Comando Sur, siguen los patrones de los manuales de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU, como la Circular de Entrenamiento 18-01 sobre la guerra no convencional.”
“La guerra irregular o asimétrica funde las doctrinas de la manipulación sicológica vía grandes corporativos mediáticos tipo CNN, O´Globo, Televisa o Newsweek con la guerra económica de los monopolios y oligopolios transnacionales y venezolanos que siguen el esquema aplicado en Chile por la administración Nixon, su secretario de Estado Henry Kissinger y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con Richard Helms para derrocar mediante un golpe militar al presidente constitucional Salvador Allende”.
“Entonces en Chile, como ahora en Venezuela, se trata de “hacer gritar” la economía”. De allí que desde el fallido golpe de Estado de 2002, un grupo de corporaciones transnacionales y oligopolios locales vienen impulsando el desabastecimiento selectivo y programado de alimentos (Alimentos Polar de Lorenzo Mendoza, Cargil Venezuela, Heinz. Nestlé y Hermanos Herrera C.A., empresa distribuidora de Kellog´s, General Mills y Procter & Gamble (lo que mediáticamente es difundido bajo matrices simbólicas equivalentes a “largas colas” y “hambruna”; de productos farmacéuticos y medicinales (Abbot, Roche, Novartis, Bayer, Pfizer; de productos de higiene personal (Johnson & Johnson, Kimberly Clark, Colgate-Palmolive; maquinaria y repuestos, alterando, boicoteando o saboteando de manera facciosa los mecanismos de distribución, a lo que se suman la inflación inducida el bloqueo comercial y financiamiento internacional encubierto de las corporaciones del ramo ( Moody´s Investors, Estandar & Poors, Fits Ratings, Credit Suisse, Bank of America, J. P Morgan, y Morgan Stanley”…
“En este contexto, en su papel de Estado satélite y como medida de presión contra el gobierno constitucional y legítimo de Nicolás Maduro, México, considerado por el Instituto de Estudios Estratégicos de Londres (IISS por sus siglas en inglés) con más asesinatos en el mundo en 2016 a consecuencia de la guerra contra el narcotráfico (solo detrás de Siria, que vive una guerra civil con intervención extranjera) ha venido impulsando entre los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia y Perú) el retiro de embajadores y reducir sus misiones en Caracas a nivel de encargados de negocios como paso previo a una eventual ruptura de relaciones diplomáticas en la OEA, lo que sin duda fue un tema abordado en la reciente entrevista entre los presidentes Donald Trump y Juan Manuel Santos en la Casa blanca.”
“La calificación de México como el segundo conflicto más letal del orbe –es decir, con niveles de violencia de un país en guerra abierta y con una intensidad consistente en los últimos diez años a la par de lo que ocurre en Siria, Afganistán y Yemen, lo hace impresentable para hablar de la aplicación de “cartas democráticas” contra terceros países. Máxime, cuando a diferencia de Venezuela, donde no hay un solo medio de prensa censurado, ni un solo periodista preso, muerto o desaparecido, México lleva el triste record de 126 periodistas asesinados y 50 desaparecidos del año 2000 a la fecha”. (hasta aquí, lo tomado del articulo de Fazio.
Un escenario igual de trágico al de México ofrecen Brasil, Honduras y Colombia, donde la muerte se desborda ahogando en sangre a sus pueblos, a los que los devora sin descanso, mientras sus gobernantes se concentran en enviar a la OEA a los conspiradores de oficio que tienden toda clase de celadas a la Revolución Bolivariana.
Lo hacen mientras en sus países los sicarios del gobierno, de la oligarquía y las transnacionales matan por centenares a los luchadores sociales que defienden las aguas de los ríos, los árboles del bosque que talan y el ambiente que destruyen y envenenan para explotar sus minas, activar sus aserraderos y levantar represas que condenan al hambre a los millones de campesinos que para sobrevivir abandonan sus ancestrales tierras.
La muerte, como en México, se recrea con mayor fuerza en Colombia, donde la vida no vale nada, porque allí hay más fosas comunes clandestinas que cementerios oficiales, donde yacen sepultados decenas de miles de indígenas, afrodescendientes, campesinos, periodistas, estudiantes educadores y sindicalistas, asesinados por los paramilitares, narcotraficantes en complicidad o indiferencia del Estado.
Crímenes que se cometen a diario, en cualquier lugar y a cualquier hora del día, a cuyas víctimas cuelgan bajo un puente, abalean al entrar o salir de sus hogares en presencia de sus esposas y sus hijos y a los que lanzan a un basurero o en una fosa común después de degollarlos, desmembrarlos con moto-sierras y echarlos a un río donde terminan devorados por los caimanes.
¿Y qué hace ese ministerio de colonias de EEUU que es la OEA. Investiga esas masacres, las condenan siquiera? De ninguna manera, pues “los 15 miserables” delegados de esos países lacayos del Imperio están muy concentrados en hallar la imposible forma de destruir el inédito y pacífico proyecto político e ideológico del eterno y supremo comandante, como lo estaban los antiguos alquimistas en buscar de la fórmula de convertir el plomo en oro.
Se reunían como todos los conspiradores, entre cantar de gallos, desde la media noche a la madrugada, tendiendo trampas y celadas contra Venezuela; convocando ilegítimas e ilegales asambleas del Consejo Permanente pues no contaban con la autorización del país de cuya situación debatían, y como siempre salían derrotados porque no les funcionó el soborno con que pretenden comprar el voto de países pobres en riqueza material, pero inmensamente ricas en dignidad y soberanía.
No solo violaban normas éticas y principios morales, sino también la Carta fundamental del foro, y hasta llegaron a destituir ilegalmente al presidente y vicepresidente del Consejo, pues sabían que quienes ocupaban esos cargos la última vez que pensaron aplicar ilegalmente la Carta Democrática a Venezuela no se prestarían a esa maniobra.
Y cuando pensaban ir más allá con sus planes injerencistas, Maduro, el Presidente-Obrero “les cayó ´alente”, con esa brillante jugada que realizó sobre el tablero del ajedrez geopolítico, el Jaque mate que les dio al retirar a Venezuela de ese nido de víboras que es la OEA, donde hoy se lamen las heridas de la derrota, esa caterva de vasallos imperiales que fueron allí pensando ir por lana y salieron trasquilados y humillados.
Esos son los gobernantes, cómplices de los asesinos de sus pueblos que matan impunemente a periodistas, educadores, sindicalistas, luchadores sociales y violan todos los DDHH, pero tienen el cinismo de acusar a Venezuela, el país del mundo donde más se respetan las libertades, de violarlos, pero esos infelices lo hacen, porque si no, dejan de recibir el puñado de dólares que les arroja su amo, quedando ante el mundo y ante la historia, como lo que son: Sumisos y obedientes vasallos del Imperio.
Los que le temen a Venezuela como “el Diablo a la Cruz” porque su verdad es la luz que espanta las tinieblas de sus mentiras y denuncia sus crímenes ante el mundo, y como dijo Fidel, hoy está diciendo: “Porque esta “Gran humanidad, ha dicho “basta” y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia por la que han muerto más de una vez inútilmente”.

15/06/2017 - 08:53 am