Este lunes se conmemoran 24 años del no hit no run de Urbano Lugo Jr

Caracas, 23 Ene. AVN .- Una de las grandes hazañas del beisbol venezolano cumple un año más este lunes 24 de enero, casualmente hace 24 años de existencia, se trata del juego sin hits ni carreras que Urbano Lugo Jr le propinó al equipo Tiburones de La Guaira, en disputa de la gran final de la temporada 1986-1987.

Y esa joya de pitcheo, aconteció en el cuarto juego de la serie final y sirvió para que el conjunto melnudo se alzara con su duodécimo campeonato en la liga.

Además que con este logro emuló a su padre, quien lo consiguió el 6 de enero de 1973 ante el mismo equipo, convirtiéndose de esta manera en el primer dueto criollo (padre-hijo) en lograrlo en la zona del Caribe. Otro de los aspectos resaltantes fue que ambos lo hicieron con el mismo receptor, el desaparecido receptor Baudilio Díaz.

"Mi papá me decía que yo no sería lanzador, pero poco a poco fui mejorando y le prometí que yo también conseguiría un no hit no run para ser la única pareja de padre-hijo que lo lograra y ambos con un mismo receptor que fue Baudilio Díaz", indicó Urbano hijo.

En el noveno episodio de ese cotejo el serpentinero tenía que enfrentarse a Carlos "Café" Martínez, Norman Carrasco y Alfredo Pedrique.

"Café" Martínez bateó un machucón y el antesalista Jesús Alfaro lanzó mal a la primera base y le acreditaron error. Luego Norman Carrasco la rodó por tercera para el primer out y Pedrique dio un elevado a primera para el segundo out.

El último bateador del cotejo fue Oswaldo Guillén, quien luego de estar abajo en la cuenta (2 bolas y 0 strikes), la rodó por tercera para entregar el último out del encuentro.

"Yo jugaba en el campocorto y era un buen bate pero convertirme en lanzador fue la mejor decisión que tomé. Me gustaba lanzar y quería igualar a mi padre. Además esa tarde fue especial porque estaban los dos presentes", reitera.

Durante 17 años de carrera con Leones del Caracas, Urbano vio acción en 152 juegos, de lo cuales 114 fueron como abridor, además lanzó 12 juegos completos, ganó 52, perdió 36, salvó 3 y dejó efectividad de 3.29 en su carrera.

"Es bonito que la gente te reconoce por lo que uno hizo, es gratificante ver que la gente aun te habla de ese juego y en verdad que eso se agradece, porque uno se da cuenta que dejó una huella dentro del beisbol", refleja con satisfacción el falconiano.

AVN 23/01/2011 07:57
Compartir en Facebook