Ezequiel Zamora: El pensamiento del líder de la causa federal

Caracas, 09 Ene. AVN .- Una bala destrozó su ojo derecho y acabó con su vida aquel 10 de enero de 1860. La muerte de Ezequiel Zamora, altamente favorable para las clases dominantes del país, fue dispersando la lucha de las masas campesinas, que aunque se mantuvieron en combate carecían de un líder que unificara sus movimientos.

Con la meta de transformar la estructura de la propiedad y la tenencia de tierra, el líder de la Guerra Federal, fanático de la igualdad social, controlaba el 75% del territorio nacional con el lema Tierra y Hombres libres, cuando recibió el disparo.

¿Un centralista o un liberal? Se mencionan nombres como Telésforo Santamaría (centralista), y el historiador Federico Brito Figueroa señala a un llamado Sargento Morón, espaldero de Juan Crisóstomo Falcón (liberal), que desde la torre de la iglesia de San Juan, le disparó a Zamora.

El escritor Luis Britto García, guionista de la película Zamora, Tierra y Hombres Libres, dijo que por sus condiciones de liderazgo, el llamado Jefe del Pueblo Soberano amenazaba las ambiciones de Falcón y de Guzmán Blanco.

"Por su ideología de reformador agrario, que prohibía el cobro de la renta de la tierra donde tomaba el poder, amenazaba a una fracción importante de los liberales, que eran grandes terratenientes", ilustró.

Así como se pulió en las artes de la guerra sorprendiendo a sus enemigos con las exitosas trincheras, las emboscadas, la combinación de fuegos e incluso la utilización de flechas, cultivó desde joven un pensamiento temido por las facciones oligarcas de la época.

"Zamora estaba familiarizado con las obras de los grandes socialistas utópicos del siglo XIX y es por esta razón el apasionado publicista liberal (...) esas ideas son producto de sus lecturas, de los libros, y de sus propias reflexiones sobre la realidad económica-social de Venezuela", expresa Federico Brito Figueroa en Tiempo de Zamora.

El autor señala que entre los primeros elementos intelectuales en la formación ideológica de Ezequiel Zamora están los aportes que recibió de su cuñado Juan Gaspers, francés aventado a América por la represión antidemocrática en Francia.

"Contribuye a despertar la sensibilidad democrática de Ezequiel Zamora, quien se informa de las heroicas acciones de los sans-culottes y de la insurrección de la masa rural que impulsa la abolición de los bienes de manos muertas y la distribución de los latifundios de la Iglesia y la nobleza entre los descendientes de los siervos".

Son estas ideas las que va enriqueciendo y que les da forma en el Programa de la Sociedad Liberal que fue seguido por la masa rural y los oprimidos de los centros urbanos: Comunidad de las tierras, Hombres libres, Elección popular y principio alternativo; y Horror a la oligarquía.

Zamora leía cuanto libro, folleto, periódico o revista caía en sus manos, y se devoraba todo lo que tenía que ver con la historia y la estrategia militar.

En la Academia Militar se hace el más destacado jugador de ajedrez con su salida predilecta con los caballos, y también es un alumno brillante que se luce en matemáticas, estrategia y táctica, historia militar y política.

"Entre 1848 y 1855 constituyen un período significativo en la formación ideológica de Ezequiel Zamora: amplía sus horizontes intelectuales, estudia los problemas militares desde el punto de vista teórico, comprende la fundamentación política del programa tierras y hombres libres", expresó.

Para Zamora la Federación implicaba una profunda democratización de la sociedad, para él no sólo significaba el remedio de todos los males de la patria, sino la imposibilidad de ellos.

Dentro de las masas campesinas la Federación refería a la igualación de las clases sociales, el reparto de tierras, supresión de contribuciones, y terminar con los opresores y con la oligarquía, y esa fue la bandera de Zamora que volvió a enarbolar en febrero de 1859 avivando la llama de la insurrección campesina iniciada
en 1846.

Brito Figueroa dice que la muerte de Zamora ocurrió en la parte de la ciudad de San Carlos, que ya estaba ocupada por las tropas federales, y coloca como prueba el testimonio del General Jesús María Hernández, leal oficial zamorista, quien asegura que el General Zamora fue muerto en una conferencia secreta para la que fue llamado por Falcón.

"En la torre de la Iglesia de esta Parroquia San Juan estaba apostado el Sargento G. Morón, espaldero de Juan C. Falcón, y quien utilizando el rifle de éste fue el autor del disparo que ultimó al conductor de la revolución democrática y antifeudal", sostiene el historiador.

Para el guionista de Zamora, Tierra y Hombre Libres la historia no concluye allí, pues considera que existen hoy en día reencarnaciones de esos enemigos de Zamora, en personajes de la actualidad.

"Basta ver la frecuencia con la cual se descubren conspiraciones para preparar magnicidios. Cuando no se pueden manejar las fuerzas sociales, se intenta frustrarlas apuntando contra las dirigencias".

AVN 09/01/2011 08:38
Compartir en Facebook