Plan del Arco del Orinoco contempla industrializar potencial minero nacional

 Fotos Wilmer Errades AVN

Caracas, 27 Feb. AVN.- El Gobierno nacional no solo trabajará con empresas nacionales e internacionales en la explotación de minerales en el Arco Minero Orinoco, sino que se plantea avanzar hacia la industrialización del potencial minero, darle valor agregado y con ello generar divisas a la nación, indicó el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes.

El titular del BCV precisó que el desarrollo óptimo de las minas ubicadas en esa zona, comprendida por 111.846 kilómetros cuadrados y ubicada al margen del río Orinoco en el estado Bolívar, aportará capitales rápidos al país mediante "una producción no sólo en la mina sino aguas abajo, en la industrialización".

Durante una entrevista concedida a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) y a otro medio de comunicación nacional, el titular del BCV señaló que el Ejecutivo nacional estima establecer en aproximadamente un mes las empresas mixtas suscritas con compañías canadienses, americanas y alemanas.

Merentes hizo referencia a las alianzas o acuerdos suscritos el pasado miércoles entre el Gobierno nacional con 150 empresas nacionales e internacionales, quienes, a partir de entonces, podrán ejecutar labores de exploración, para certificar las reservas minerales, para luego pasar a la fase de explotación de oro, diamante, hierro y coltán.

Explicó que "la próxima fase, que esperamos sea dentro de unos meses, es llamar a los inversionistas venezolanos y a las internacionales para el proceso de industrialización", el cual dijo puede extenderse un tiempo relativamente corto.

"Hay minerales que se van a sumar rápido; por ejemplo el coltán no va a ser tanto de extracción sino de industrialización, mientras que el oro va a ser figura de extracción y luego de industrialización", explicó.

Al respecto, el director del BCV y presidente de la Compañía Venezolana de Minería (CVM) José Khan, quien acompañó a Merentes en la entrevista, precisó que para avanzar hacia el proceso de industrialización de mineral, el Gobierno nacional construirá en alianza con una empresa de Inglaterra una refinería en el estado Bolívar.

Agregó que también se evalúa la instauración de un Instituto de Certificación para generar confianza en el mercado internacional de que los minerales que se extraen en el país son confiables, legales y de calidad. "Esto tiene una visión global. No se trata solo de extraer el oro sino de darle el valor agregado", explicó.

Desarrollo integral y reservas internacionales

Merentes estimó que la explotación de minerales a pequeña y gran escala tendrá un impacto positivo en el desarrollo del Productivo Interno Bruto (PIB), que el año pasado tuvo una contracción de 5,7%, ocasionado principalmente por la caída de los precios petroleros, que desde el 2014 mantiene una tendencia a la baja.

Pese al panorama petrolero mundial, donde Venezuela ha visto reducir más del 70% sus ingresos por la baja cotización de crudo, Merentes es optimista y asevera que el desarrollo del Arco Minero, además de impactar en el PIB, también repercutirá de forma positiva "en el desarrollo de las finanzas y será muy positivo con las alianzas mundiales que estamos construyendo".

Aunado a ello, desde diciembre de 2014, tras la reforma de la Ley del Banco Central de Venezuela realizada vía Habilitante por el presidente de la República, Nicolás Maduro, el diamante forma parte de las reservas internacionales, que en la actualidad rondan los 14.000 millones de dólares.

Esta reforma permitió incluir como parte de las reservas monedas que no sean divisas, así como diamantes y demás piedras o metales preciosos.

Al respecto,  Khan explicó que esta reforma que se aplicó es fundamental porque "las reservas internacionales tienen que ver con todo aquello que puedan generar divisas que en algún momento puedan ser utilizadas para cualquier contingencia que pueda tener el pueblo venezolano en un tiempo determinado".

En la actualidad la actividad minera se posiciona como la alternativa más viable para convertirla en generadora de riquezas y divisas para la Nación de una manera equiparable al petróleo, dijo Khan hace dos semanas.

Sólo la explotación de oro del Arco Minero, calculado en 7.000 toneladas de este mineral, puede dejar al país un saldo en divisas de 285.000 millones de dólares en promedio, ya que cada tonelada posee 35.000 onzas y está cotizada en 35 millones de dólares.

Sin embargo, para incluir el diamante en las reservas internacionales, Venezuela debe ser reincorporada al Proceso de Certificación Kimberley, un sistema regulador a escala mundial que autoriza la comercialización legal de este valioso mineral.

En este sentido, Merentes dijo que la Nación ha recibido importante apoyo de otros países productores de diamantes para su reincorporación, la cual, subrayó es fundamental "para que los diamantes pasen a formar parte de las reserva internacionales porque tienen valor agregado".

Cifras del Consejo Mundial del Diamante indican que el último reporte de producción de Venezuela se presentó en el 2009, con 7.730,37 carats. (medición del peso de los diamantes).  De acuerdo con esta misma fuente, el valor acumulado de la producción entre 2004 y 2009, fue de unos 8,2 millones de dólares.

Impacto en el aparato productivo

Merentes indicó que la industria minera también puede robustecer el aparato productivo nacional con la incorporación de nuevos puestos de trabajo.

Dijo que en la actualidad existen alrededor de 60.000 personas, la mayoría pequeños mineros, dedicados a la explotación de minerales "que están ahorita en unas condiciones que no son las mejores".

Por ello indicó que en el marco del desarrollo del Arco Minero Orinoco se busca ir "a un proceso de transformación (de la pequeña y mediana actividad minera) de tal manera de que tengan mejores condiciones, más ganancia financieras y tengan un soporte social".

"Estamos hablando de un proceso de transformación de tal manera de que tengan una buena educación, salud, el conocimiento", dijo.

En tanto, Khan explicó que dentro del desarrollo del Arco Minero también se busca mejorar las condiciones de aquellos poblados donde se extrae el mineral, tales como Tiro Loco, Guaniamo y El Callao, entre otros.

"En el plan, llamado Plan Arco Minero, es un plan que tiene una visión integral, tiene una visión política en lo que se trata de desarrollo, no solamente económico y social, sino en la integración territorial de manera funcional, que se creen ciudades que sean sostenibles", refirió.

Certificar, primera fase 

El proceso de producción de minerales tendrá varias fases. La primera de ellas es la certificación de reservas, que permitirán conocer con exactitud la cantidad de toneladas existentes de cada mineral.

De acuerdo a estudios recientes adelantado por el BCV y el Ministerio de Petróleo y Minería, en el Arco Minero Orinoco existe un potencial de 7.000 toneladas de oro, alrededor de 3.000 millones de quilates de diamantes y una reserva probable de 14.678 millones de toneladas de hierro.

Al consultarle sobre la metodología de venta de minerales, Merentes explicó que los rubros explotados serán enviados al BCV y este ente financiero permitirá a cada una de las empresas "un cierto grado de libertad en la comercialización".

"Hay proyectos que producirán media tonelada los primeros meses, luego al año tendrán tres, luego puede tener 20. Cada uno tendrá su dimensión de acuerdo a las minas, de acuerdo a la comunidad y de acuerdo a las características de cada proyecto", dijo.

En el caso de los pequeños y medianos mineros, Khan dijo que el BCV propone a estas figuras establecerse en Empresas de Producción Socialistas, que podrán aliarse con el BCV luego de que este órgano financiero instale plantas procesadoras de minerales.

"El BCV tiene que hacer centros de acopio. Ellos le van a vender el oro al centro de acopio en un precio que hemos venido hablando que estará cercano al precio internacional. Ese oro va al BCV y una parte va a la refinación y la otra parte va a los pequeños orfebres", explicó Khan.

 
 

27/02/2016 - 03:05 pm