La muñeca de la calenda: Una manifestación cultural trujillana de raíz indígena

Valera, 13 Ago. AVN.- Las manifestaciones culturales son demostraciones de la creatividad y originalidad de los pueblos para preservar sus raíces. En muchos casos reflejan rituales de los antepasados indígenas, como la muñeca de la calenda en el estado Trujillo, una estampa folclórica fundamentada en los ritos de los Cuicas, que habitaron lo que hoy en día se conoce como la población de San Lázaro, en el municipio Trujillo (capital).

El presidente de la Red de Patrimonio Cultural Inmaterial, Jesús Montilla, señaló que la muñeca de la calenda es una de las tradiciones populares que por años se ha mantenido en el estado, pero por grupos de proyección, dispersos en toda la entidad. Por lo tanto, pretenden constituir un colectivo que se encargue de preservar esta manifestación cultural para que sea conocida por futuras generaciones, no sólo de Trujillo, sino de todo el país.

"Esta tradición consiste en fabricar una muñeca de tres metros de altura aproximadamente, que se viste con harapos. Alrededor de ella se hacen dos danzas. La primera representa a los indígenas que, se dice, de esta manera agradecían al indio Che (una especie de líder con poderes sobrenaturales), por las buenas cosechas, y la segunda danza es de unos enanos (hombres que se pintan caras en el abdomen para simular la baja estatura), quienes se burlan de los colonizadores", explicó

La danza se realiza al ritmo de parrandas interpretadas con instrumentos de cuerdas como violines, guitarras y mandolinas.

Preservar una tradición

Montilla señaló que en vista de la poca proyección que en los últimos años ha tenido esta manifestación, la red pretende conformar el colectivo para realizar la Bajada de las Calendas, que tendrá lugar en la población de San Lázaro.

Agregó que con esto se pretende rescatar esta tradición popular que tiene sus orígenes en la referida población rural, donde todos los años se dé el encuentro para que todas las agrupaciones del estado, que interpretan esta manifestación, se congreguen como un gran colectivo y realicen la bajada.

"La muñeca de la calenda es una de las estampas folclóricas trujillanas, que a pesar de haber tenido su auge hace 35 años, estaba en decadencia porque sólo se presentaba por grupos que preparaban presentaciones culturales, básicamente en instituciones escolares. De allí que la red pretende el rescate y salvaguarda de esta tradición con la conformación de un colectivo", manifestó.

Esta tradición tiene lugar en diciembre. Sin embargo, la red prepara este año la Bajada de las Calendas para el 12 de octubre, aprovechando las fiestas patronales en honor a Santa Rosalía.

"La red lo que pretende es salvaguardar esta tradición y proyectar otras que reflejan la cultura autóctona y los valores culturales que tienen muchos pueblos de Trujillo", dijo el cultor popular.

Proyección del patrimonio inmaterial

Montilla señaló que igualmente la Red de Patrimonio Inmaterial de la entidad, que actualmente congrega a 18 agrupaciones, colectivos y cofradías, pretende proyectar otras manifestaciones que se han mantenido durante años, pero que sólo son conocidas en las poblaciones donde se realizan.

Tal es el caso de la cofradía Los Pastores de San Miguel (municipio Boconó), que se realiza todos los 6 de enero. Consiste en un grupo de hombres vestidos con trajes multicolores y llamativos que acompaña a los Reyes Magos, bailando al ritmo de violines y tocando maracas.

Igualmente Las Locainas es otra tradición importante que tienen 50 años interpretándose en la población de Santa Ana, municipio Pampán, cada 28 de diciembre, como una forma de recordar la matanza de los niños ordenada por Herodes.

"Las manifestaciones culturales como parte de la creatividad y originalidad de los pueblos son parte de nuestras riquezas y, por lo tanto, deben ser preservadas, rescatadas y proyectadas para que futuras generaciones las conozcan y las valoren como parte del patrimonio inmaterial que representan", reiteró.

Otras agrupaciones que pertenecen a Red Nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial en la entidad son: Las Chaguas del Misterio de Siquisay (Pampán), Vasallos de La Ceibita y Santa Apolonia (La Ceiba), San Benito de Moporo (La Ceiba), Tierra y Viento de Burbusay (Boconó), Bajada de Los Reyes en Bolivia (Pampán), cofradía de Jesús de Nazaret de Motatán (Motatán), Pastores del Niño Dios de San Miguel (Boconó) y Chimbangles de San Benito de Pampanito (Pampanito).

"Pretendemos proteger nuestras manifestaciones y que estos colectivos que están en los pueblos sean conocidos en todo el estado Trujillo y en todo el país", dijo Montilla.

Raquel Pabón AVN 13/08/2012 12:57
Compartir en Facebook