Nicolás Maduro: De la ruta 421 del Metrobús al encuentro con Chávez en Yare

Caracas, 13 Mar. AVN.- El 16 de diciembre de 1993, Nicolás Maduro conoció a Hugo Chávez en una celda en la cárcel de Yare. Llegó hasta allí como delegado sindical del gremio de conductores de Metrobús.

"Al fondo se escuchaba una carcajada y la voz de una persona; después declamó algo. Yo fui entrando lentamente y con la oscuridad y la sombra se veía sólo la silueta de él", relató el presidente encargado en una entrevista a Venevisión.

―¿Qué vienen a hacer ustedes acá?― Le dijo Chávez a Maduro.
―A hablar contigo― Le respondió.

Maduro debió esperar su turno hasta las cuatro de la tarde, una hora y media antes de terminar la visita. Había un libro marcado en la celda. Se trataba de Un grano de maíz, la entrevista de Tomaś Borge a Fidel Castro.

En los siguientes 50 minutos, Hugo Chávez trazó una estrategia para acumular fuerzas en la calle. Contemplaba dos escenarios: una nueva insurrección popular o ir a elecciones.

Antes de dejar la cárcel, Chávez le designó un seudónimo a Maduro; pasaría a llamarse "Verde".

La primera vez que tuvo señas del teniente coronel fue gracias a un compañero de lucha de los 70 que reapareció años después, cuando Maduro ya era conductor de la ruta Bellas Artes-San Bernardino. Fue informado de la existencia del Movimiento Bolivariano y le anunciaron que "estaba listo para una insurrección militar".

Maduro se negó a sumarse. Pensó que se trataba de una trampa para matar revolucionarios. En aquel entonces ya militaba en la Liga Socialista y le dijo a su antiguo compañero: "Si esa gente existe y tienen el valor de hacer lo que dices, dirigirían este país por 200 años".

El segundo capítulo fue la madrugada del 4 de febrero. Su hermana lo llamó poco después de la 1:00 de la madrugada para informale que había un golpe de Estado en curso. A las 11:00 de la mañana de ese día dijeron que el jefe de la rebelión iba a dar la cara.

Sentado en un mueble viejo, ante un pequeño televisor, Nicolás Maduro vio a Hugo Chávez asumir al responsabilidad del Movimiento Bolivariano Y Lamentó no haberse sumado a tiempo.

"Desde ese 4 de febrero no recuerdo un segundo de mi vida que yo no haya estado al servicio de la causa de Chávez".

AVN 13/03/2013 21:01
Compartir en Facebook