Patrimonio intangible: patente valor cultural

 

Caracas, 08 Sep. AVN.- Por la cultura del tabaco, una lectura

Dicen que bendecida fue Cuba para el cultivo del tabaco; que semillas de la planta sí germinaron en otras latitudes pero que no sabe igual el puro; que su aroma y sabor son únicos por exquisitos. Parte del orgullo de los que nacen es la Isla es la certeza de que está en Cuba el mejor tabaco del mundo. Celosamente transmitidos de generación en generación han sido los secretos del cultivo del tabaco. Pero otros aderezos en su confección han engrosado su leyenda y mejorado su paladar.

Las lecturas de tabaquería son en Cuba patrimonio cultural de la nación. Y es que no solo se cosecha, selecciona y arma el puro, también se le lee a aquellos que se encargan de su torcedura. La costumbre data de la segunda mitad del siglo XIX y perdura hasta hoy. Además de un vehículo para la instrucción de quienes hacen los habanos, las lecturas de tabaquería son parte de la mística de enrollar el tabaco. Al decir de historiadores la figura del lector de tabaquería fue un componente importante en la consolidación de la clase obrera cubana y de la promoción de la cultura nacional.

Voz clara, correcta dicción, algunas dotes histriónicas que le permitieran interpretar mientras leía y cultura suficiente para disipar dudas o servir de árbitro en discusiones sobre materias diversas eran algunas de las características que debían tener los aspirantes a lectores.

Desde noticias, hasta novelas y poemarios leen a diario los lectores de tabaquería. Sus aplausos, además del estimulante repicar de las chavetas de los torcedores, están también en el éxtasis que en todas partes del mundo experimenta el fumador de habanos.

Entre rones y saberes

No solo para el tabaco tuvo Cuba el don. Aun cuando no es oriunda de la Isla, la caña de azúcar bien pudo haber nacido allí. Ha sido reconocido el archipiélago por su prodigiosa habilidad para fabricar azúcar y también para la extracción de la materia prima de la afamada coctelería cubana. Y para celebrar los secretos que la confección del ron encierra declaró Cuba a los Saberes de los maestros roneros como patrimonio cultural de la nación.

Imprescindible en su obtención, los maestros roneros son expertos en tiempos, sabores y texturas del producto de la mejor calidad. Son los garantes de una bebida impecable y, también, de un proceso cultural que posee identidad y mestizaje. El Primer Maestro Ronero de Havana Club, José Navarro, declaró alguna vez que no había misterios en su confección. Su éxito, dijo, se debe a "una cultura heredada y transmitida de generación en generación, de cubano a cubano, de corazón a corazón..."

Entre toneles, melazas y alcoholes transcurre la vida de los maestros roneros. Sus saberes han crecido a golpe de paciencia y engrosan la idiosincrasia de un país que presume la calidad de su producto gracias a ellos.

Tumba para la alegría y la tradición

Poco de parisina tiene ya la Tumba Francesa. Fue llevada a Cuba por los colonos franceses y sus esclavos cuando la Revolución de Haití les hacía sentir amenazadas sus vidas, pero hoy es más cubana que de África o de Europa. Es, según dicen los expertos, una combinación de música de África Occidental y los bailes franceses de salón.

Asentados fundamentalmente en Santiago de Cuba y Guantánamo, parte más oriental de la Isla, los colones franco-haitianos llevaron a la Isla los tambores catá, redublé y bulá, entre otros. Llevaron igualmente sus "toques" (masón, yumbá, fronté y cinta) con sofisticadas y legendarias coreografías.

Uno de los elementos más distintivos de la tumba francesa es el vestuario que usan sus integrantes. Las bailadoras usan batas largas y coloridos pañuelos en la cabeza además de collares, abanicos y otros accesorios. Los varones: camisas y pantalones blancos. Ataviados así bailan las versiones que, a través de los años, le ha llegado de la contradanza y el minué.

Tumba, dicen, significa jolgorio en la lengua bantú del Congo. Pero la Tumba Francesa es ahora, en Cuba, una Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad declarado por la UNESCO en 2003.

Fotos: Cubadebate

08/09/2017 - 11:20 am