Revolución Bolivariana vencerá con la ley y el pueblo campaña más brutal en su contra desde 2002

 

Caracas, 21 Feb. AVN.- La Revolución Bolivariana vencerá con las leyes y el pueblo venezolano la campaña más brutal en su contra que se ha visto desde 2002, cuando se dio el golpe de Estado al comandante Hugo Chávez, expresó este viernes el presidente de la República, Nicolás Maduro, a propósito de la agenda violenta promovida en los últimos días por grupos de choque de la ultraderecha.

Ese triunfo podrá ensancharle, además, los caminos a los gobiernos progresistas y revolucionarios de América Latina y el Caribe, puesto que "todas nuestras victorias significan mucho para aquellos que toman oxígeno para sus luchas en nuestro continente", acotó Maduro durante un encuentro con medios nacionales e internacionales en el Palacio de Miraflores, Caracas. 

"Vencer este conflicto contra las tendencias fascistas y golpistas significa seguir protegiendo procesos democráticos de cambio, seguir dando el ejemplo y con la Constitución en la mano derrotar todas las emboscadas de las élites. Significa seguir demostrando que sólo por la vía pacífica y democrática es posible hacer revoluciones sociales, profundas, económicas, de nuevos modelos", enfatizó Maduro.

"Vamos a salir victoriosos en 2014 y en los años por venir, no duden de eso, sabemos cómo y tenemos con qué", continuó el jefe de Estado.

Campaña mediática

El Presidente denunció que medios de comunicación promueven una campaña mediática que tiene el objetivo de dividir a América Latina, así como busca crear la percepción de que Venezuela está a las puertas de una guerra civil y llenar de odio a miles de personas en el mundo.

"Hay un objetivo en esta campaña internacional que es tratar de dividir a América Latina y la derecha de América Latina se ha alineado contra Venezuela", afirmó.

Maduro señaló que en la actualidad algunos medios como CNN participan en las campañas que gesta la derecha, "comparable con lo que se hizo con el comandante Chávez a finales de 2001 y principios de 2002".

Aseguró que "los medios internacionales han creado una campaña para demonizarme así como lo hicieron con el comandante Chávez", y que se trata de "la misma campaña de demonización para aislar a la Revolución Bolivariana".

Ante esto, Maduro hizo un llamado a los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y Panamá, Ricardo Martinelli, quienes se han pronunciado a favor de la derecha en la presunta lucha de este sector por la democracia.

"Yo les hago un llamado para que no se sumen al ataque para dividir a América Latina atacando a Venezuela", subrayó.

Asimismo, llamó a respetar "la diversidad de América Latina para mantener la unión".

Rechazó, además, las acusaciones del presidente Juan Manuel Santos, sobre las presuntas deportaciones de residentes colombianos, las cuales calificó de falsas.

"El presidente Santos miente diciendo que aquí se persiguen a los colombianos", aclaró y respondió que "quien odia a Colombia y a su pueblo es la oligarquía".

Planes intervencionistas

Maduro denunció que el objetivo del ataque continuo de grupos violentos en el país es "debilitar el Gobierno y justificar una conmoción civil, pueblo contra pueblo, dividir la Fuerza Armada y justificar una intervención de una fuerza militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) o de Estados Unidos".

El mandatario señaló que los planes, que también buscan derrocar a su gobierno,  han sido elaborados y decididos por los grupos de poder del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Maduro señaló que durante la gestión de Barack Obama han sido varios los intentos de golpe de Estado en América Latina, como en Ecuador y Bolivia, además del perpetrado en Honduras contra el expresidente Manuel Zelaya.

En este sentido, llamó a su homólogo norteamericano a resolver las diferencias mutuas por la vía política y diplomática, en base al respeto de la soberanía e independencia de las naciones. Aclaró que a pesar de que el proceso pueda ser complejo, la disposición debe ser mutua.

Para lograr esta tarea, propuso al embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton.

"Vayamos al diálogo entre la Venezuela patriota y revolucionaria, y los Estados Unidos y su gobierno, acepte el reto y mantengamos un diálogo de altura, pero pongamos sobre una mesa la verdad. Nosotros vamos a mostrarles todo lo que sabemos de usted", dijo.

Diálogo abierto

El Ejecutivo nacional prevé designar al vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza, para que dirija un plan con el fin de fomentar el diálogo con sectores de la oposición.

Para concretar este diálogo, es vital levantar las guarimbas establecidas en algunas zonas del país donde la mayoría es opositora, "para poder circular y entrar (por ejemplo) a una asamblea de ciudadanos en La Castellana. Yo puedo ir tranquilamente, si ellos bajan la intolerancia y nos vemos a los ojos como seres humanos, como venezolanos", indicó Maduro.

No obstante, denunció que algunos sectores de la derecha no respetan el diálogo, a pesar de que la invitación a las mesas de conversación ha sido permanente. 

Agregó que la convocatoria estará orientada al "diálogo para la acción, diálogo para el trabajo, no para perder el tiempo, los convoco al gran diálogo de trabajo de acción, este lunes a las cuatro de la tarde", cuando se llevará a cabo nuevamente el Consejo Federal de Gobierno.

Justicia

La justicia venezolana detuvo a los funcionarios públicos y parte de las personas que presuntamente dispararon contra la concentración del pasado miércoles 12 de febrero en las adyacencias de la sede del Ministerio Público, en Caracas, informó Maduro.

Asimismo, explicó que este jueves fueron detenidos tres miembros de una banda delictiva en la Cota 905, parroquia El Paraíso, que afirmaron ser entrenados y pagados con drogas para ejecutar actos violentos en la ciudad.

Maduro detalló que los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que se encontraban en las adyacencias de la Fiscalía, incumplieron la orden directa de acuartelamiento.

Informó, además, que en los 18 municipios donde gobiernan sectores de la derecha fascista, de 335 que tiene Venezuela, se han registrado hechos violentos desde el pasado 12 de febrero.

Durante su alocución, Maduro señaló que en Venezuela "se respetan estrictamente los Derechos Humanos" y no se han recibido denuncias sobre torturas a ciudadanos, y refirió que acabará con la violencia de las guarimbas en el país a través de métodos previstos en la Constitución nacional, y los dirigentes de la derecha que las promueven serán encarcelados.

Vencer los antivalores

"Estamos empeñados en ir a la raíz para curar a la sociedad de los antivalores", expresó el Presidente, quien resaltó que para lograr este objetivo se ha emprendido el Plan Nacional para la Paz y la Convivencia.

Ratificó su convocatoria a todos los sectores del país para desarrollar el proyecto a favor de la paz y la disminución de los índices delictivos, y reiteró que para lograr estos objetivos es necesaria la unión nacional.

En este sentido, resaltó el espíritu libertario de la Revolución Bolivariana impulsada por el comandante Hugo Chávez, y refirió que las campañas promovidas por el imperio estadounidense y las oligarquías venezolanas en contra del comandante Hugo Chávez permitieron que se fortaleciera ante los ojos de los pueblos del mundo.

"Eso no detuvo el liderazgo del comandante Hugo Chávez. Los pueblos saben dónde están la verdad y la mentira", enfatizó.

Señaló, además, que los movimientos progresistas y revolucionarios que han surgido en los últimos años en América Latina se alzaron "por combustión propia de cada país, pero identificados con el liderazgo del comandante Chávez". 

"Chávez se convirtió en el líder de las nuevas fuerzas progresistas, de izquierda, revolucionarias, al calor de la lucha, frente a la mentira y la manipulación", expresó Maduro.

21/02/2014 - 10:32 pm