Stanford, el banquero de congresistas corruptos, pudiera testimoniar en su juicio

La Habana, 20 Ene. AVN.- El banquero estafador R. Allen Stanford que mantenía su prestigio a fuerza de "bondades" a congresistas norteamericanos, entre los cuales está la senadora Ileana Ros-Lehtinen, mientras estafaba a inversionistas con 7.000 millones de dólares en un fraude piramidal, irá finalmente a juicio la próxima semana.

Un juez federal falló el miércoles en contra de la solicitud de aplazamiento por parte de los abogados de Stanford. Sus abogados pretendían desde meses que la adicción de su cliente a un fármaco y una lesión cerebral sufrida por una pelea en la cárcel, había dejado a su cliente incapacitado.

Para ampliar las actividades internacionales de su organización financiera, Stanford conformó un llamado Inter-American Economic Council, una fachada cómoda que le permitió regalar cientos de miles de dólares anualmente a políticos corruptos que lo avalaban.

Además de prestarles sus aviones a sus protegidos en varias oportunidades y estancias en el exterior, varios congresistas norteamericanos, entre los cuales Ros-Lehtinen y su amigo Bill Nelson, han disfrutado en el curso de los años de vacaciones gratuitas en islas del Caribe, regaladas por el financiero.

El Departamento de Justicia ha investigado millones de dólares de Stanford y su personal ha contribuido con los legisladores en la última década para determinar como el banquero recibió favores especiales mientras desarrollaba su banco offshore en Antigua.

Así fue también como el ex canciller mexicano Jorge Castaneda aceptó ser miembro del Consejo consultivo del Stanford Financial Group, el grupo internacional de este consorcio criminal.

Coincidencia, el banco de Stanford en Antigua ha sido vinculado con las actividades de lavado de dinero de un rey mexicano del narcotráfico. Según el grupo Public Citizen, Stanford financió campaña en el 2000 contra una propuesta de ley que hubiera creado nuevas reglas, más rigurosas, contra esta actividad ilegal.

Stanford, su firma de inversión y el banco vendieron certificados bancarios por 7.000 millones, una fraude piramidal calificada por la SEC de "fraude masivo" que hizo cientos de víctimas en 113 países.

El Stanford Financial Group operó sucursales en naciones latinoamericanas, como Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela.

El lunes se hará la selección del jurado. Los abogados de Stanford dijeron que esperan que su cliente testifique. Sus revelaciones pudieran asustar a unos cuantos honorables miembros del Congreso norteamericano.

Jean-Guy Allard AVN 20/01/2012 16:04
Compartir en Facebook