Los Teques celebra año jubilar con la reinvindicación de la identidad local

 

Los Teques, 12 Mar. AVN.- Para fortalecer la identidad regional, parroquial y local, este año se promoverá la divulgación de historias de comunidades emblemáticas de Los Teques, que el pasado 13 de febrero cumplió 90 años como capital del estado Miranda, al centro norte del país.

Por esa razón, 2017 fue decretado como año jubilar de esta ciudad, periodo en el que todas las acciones y políticas sociales, culturales y deportivas que se impulsen deben motivar a la investigación de la historia local y promocionar el sentido de pertenencia en sus habitantes.

Una campaña de murales alusivos a la identidad tequeña, un encuentro de cronistas populares parroquiales, un ciclo de conversatorios y proyecciones audiovisuales de géneros propios de la ciudad, concursos escolares que incentiven la investigación de la historia local, la copa deportiva Los Teques, un concurso de fotografía sobre lugares emblemáticos de la ciudad y la conformación de una base de datos con los patrimonios tangibles e intangibles de la ciudad, son algunas de las actividades previstas para este año.

Al respecto, el cronista de la ciudad, Manuel Almeida Rodríguez, destacó la importancia del rescate de las historias locales como principio de estudio para preservar la identidad de la jurisdicción.

En conversación con AVN, relató que esta es una fecha que reviste importancia no sólo para el municipio sino para toda la entidad, porque marca la relevancia que adquirió Los Teques en esa época por la puesta en operaciones del tren Caracas- Valencia, también llamado ferrocarril de Venezuela, a fines del siglo XIX, y que en este caso promovió un eje de desarrollo importante para la ciudad que trascendió a Caracas, la capital de la República.

Pero, más allá del sistema ferroviario, existen otros hechos históricos que le dan valor a la ciudad de Los Teques como enclave de la Gran Caracas: en esa jurisdicción nació la resistencia aborigen comandada por el cacique Guaicaipuro, en la era colonial, y se extendió por el resto del país.

"En los Altos de Guaicaipuro contamos con una importancia cultural como sede de los primeros inicios de la resistencia indígena y de grandes baluartes revolucionarios para llevar adelante a nuestro pueblo hacia el buen vivir, siguiendo el legado del comandante Hugo Chávez en la construcción del nuevo sistema social y en la reivindicación de procesos políticos", expresó.

En los años 1.600 se constituyeron los primeros poblados, barrios, comunidades y urbanizaciones, tras la resistencia indígena, que han hecho vida en Los Teques desde su nacimiento como ciudad.

La evolución de la ciudad siguió conforme pasaron los siglos con cambios en los económico, lo urbanístico, lo cultural y lo social. En los últimos 18 años, por ejemplo, se avanzó en la construcción de vías como la Circunvalación Los Teques, avenida Bicentenario y diversos distribuidores, así como la construcción del sistema Metro Los Teques, único medio subterráneo de transporte.

"Hoy nuestra identidad reclama la difusión de nuestra historia. Lo que hace nuestra ciudad un lugar hermoso es la gente que la habita y es la emoción, el amor y el compromiso de su gente para darle valor a la ciudad. Los tequeños son gente buena que quiere crecer, vivir en paz y armonía con su gente. Contamos con artistas, cultores, teatreros y teatreras y el joropo mirandino que son parte de ese discurso histórico", apuntó el cronista.

Formación de nuevas generaciones de cronistas

Para preservar la identidad local, en la jurisdicción se impulsan dos alternativas formativas para el nacimiento de una nueva generación de cronistas.

La primera experiencia es la formación de cronistas comunales a través del Diplomado que se dicta cada viernes en las instalaciones de Villa Teola, y el cual será avalado con certificado por Unearte.

Al respecto, Almeida destacó que esta iniciativa se replicará en todo el país como una experiencia para desarrollarla en otros espacios junto con Antonio Trujillo, cronista de San Antonio.

"Es un proyecto que nació desde el Centro Nacional de Historia hace siete años como una propuesta de un plan de formación (...) Queremos buscar a los memoriosos de los pueblos para reivindicar su trabajo y mi papel como cronista es convertirme en plataforma para que ellos presenten su experiencia. En cada barrio hay alguien que recopila papeles, que hecha los cuentos, hacia a ellos vamos", explicó a AVN.

Asimismo, se avanza la formación de cronistas infantiles en 10 instituciones educativas de la jurisdicción, un plan formativo promovido desde las aulas de clases por Almeida con el apoyo del Centro Nacional de la Historia y la Alcaldía de Guaicaipuro.

"El propósito es que todos asumamos un papel de memoriosos, de constructores de ese discurso histórico e identidad local. Un cronista tiene una labor y un compromiso político y social que es transmitir la visión de un momento o proceso, siendo parte de un discurso histórico participativo", concluyó.

Se estima que para el cierre de 2017 egrese la primera cohorte de cronistas comunales, con miras a iniciar el proceso de preservación del acervo histórico de la ciudad.

 
Fotos: AVN.

12/03/2017 - 09:46 am