Tras fracasar en sus primarias derecha arrecia intervención moral contra Venezuela

Foto: Captura imagen The Wall Street Journal

Caracas, 22 May. AVN.- Desmoralizar a los pueblos es una estrategia utilizada por la derecha contra los países soberanos de la que Venezuela ha sido víctima constante durante los últimos 15 años, y que arreció en días recientes tras el fracaso de la oposición en sus primarias del domingo 17 de mayo.

Para esta nueva arremetida, que pone en marcha un tipo de intervención imperial contra Venezuela, dirigida a atacar la fuerza moral del pueblo, el blanco seleccionado es Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional.

Ante la debilidad y desmovilización de la oposición, evidenciada en las primarias, se reactivó la infamia mediática contra Cabello. Esta vez, las corporaciones estadounidenses Wall Street Journal y CNN difundieron una pieza contra el dirigente bolivariano que ejemplifica la intervención moral, una forma de injerencia que "sirve a menudo como un primer acto que prepara el escenario para la intervención militar", explica el intelectual italiano Antonio Negri, en su libro Imperio .

Meses antes, el ABC, diario de la monarquía española, utilizó declaraciones de Leamsy Salazar, un ex escolta de Cabello radicado en Estados Unidos, para atacar el honor y la dignidad del presidente del Parlamento. La especie -con señalamientos sin pruebas que no cursan en tribunal ni fiscalía alguna dentro ni fuera del país-, fue replicada en Venezuela por las corporaciones mediáticas El Nacional y Tal Cual, y además por el portal web La Patilla.

“La intervención moral se ha convertido en una fuerza de avanzada de la intervención imperial. En efecto, esta intervención prefigura al estado de excepción desde detrás, y lo hace sin fronteras, armada con algunos de los más efectivos medios de comunicación y orientada hacia la producción simbólica del Enemigo”, señala Negri.

"Las fuerzas de intervención del imperio pueden ser mejor comprendidas como iniciándose no directamente con sus armas letales, sino con sus instrumentos morales", apunta el autor y más adelante agrega, "lo que llamamos intervención moral es practicado en la actualidad por una variedad de cuerpos, incluyendo los medios de noticias".

Sobre el tema, el destacado periodista y diputado venezolano Earle Herrera señaló vía telefónica a AVN que la infamia mediática busca impedir la desmovilización de los seguidores de la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD). 

"Esas elecciones (primarias) fueron un rotundo fracaso y, entonces, ellos mandan un mensaje a través de los medios privados nacionales e internacionales en contra del presidente de la Asamblea Nacional, tratando así de animar a sus defraudados militantes".

La táctica se explica, agregó Herrera, por la desesperación surgida tras las primarias, y necesitan, de manera urgente, salir del precipicio antes de las elecciones parlamentarias, previstas para el último trimestre de este año. Activan la guerra sucia, "porque saben que ganar unas elecciones está bastante remoto". Para ello disponen de "ese cartel mediático internacional".

"Todo se inscribe, además, en el plan de ataque contra Venezuela", reiteró el también profesor universitario, al explicar que esta campaña, además de buscar sacar a la oposición venezolana de los aprietos en los que se encuentra en un año electoral, está vinculada a las arremetidas del Gobierno de Estados Unidos que en marzo pasado emitió una Orden Ejecutiva de carácter injerencista, en la que calificó a Venezuela como una amenaza "inusual y extraordinaria" contra su seguridad.

Herrera llama a comprender que esta campaña de las corporaciones mediáticas va más allá de la agresión contra Diosdado Cabello, "es contra el país". Arremeter contra el presidente de la AN es atacar a los poderes públicos, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y golpear la expresión política de la Revolución Bolivariana, dado que se trata también del primer vicepresidente del Psuv.

"Y mientras haya Revolución Bolivariana los grandes poderes del planeta van a seguir intentando dar al traste con este proceso. Por eso estos ataques no van a cesar, van a continuar", expresó Herrera, al tiempo que reiteró que la respuesta de los patriotas debe ser organización y movilización.

"Circulación circular"

Los medios de comunicación venezolanos se comportan como bandos políticos y utilizan material, —sin importar su veracidad— para destruir la imagen de líderes políticos, un comportamiento que la socióloga Maryclen Stelling explica desde la teoría de la "circulación circular" de la información, planteada por el sociólogo francés, Pierre Bourdieu.

"Estamos frente a un fenómeno que se denomina la circulación circular de la información, que fue estudiado por Pierre Bourdieu. Es una tendencia de ir repitiendo informaciones que se hacen circulares. Por ejemplo en ABC, El Nuevo Herald y los medios venezolanos de oposición se repite la misma información. Yo digo que esa es una tendencia mundial", precisó Stelling vía telefónica en entrevista con AVN.

La socióloga señaló que estas empresas mediáticas han pasado de ser medios de comunicación privados a partidos políticos, dejando de cumplir con lo establecido en el Código de Ética del Periodista Venezolano, que establece como norma verificar la veracidad de la información.

"Aquí la situación venezolana de confrontación política, de polarización y politización de los medios de comunicación social, de alguna manera han borrado esa normatividad ética y hay laxitud en el manejo de la información", resaltó la experta en comunicación.

"Cuando los medios se comportan como bandos políticos, partidos políticos, cualquier información que surja y circula, que permita anular al contrario, inutilizarlo, atacarlo, no interesa si es verídica o no. Si es un rumor circulando tú la utilizas para destruir al contrario, es un poco lo que ha sucedido con Diosdado Cabello y otras informaciones que han circulado, que luego no son desmentidas", dijo.

Stelling comentó que esta nueva acción, que pretende desestabilizar el Gobierno Bolivariano, forma parte de la misma campaña que inició con las guarimbas de 2014, la guerra económica y el plan golpista desarticulado por las autoridades venezolanas en febrero de 2015, que contemplaba el ataque a zonas en las cuales convergen instituciones del Estado y áreas residenciales, como el Palacio de Miraflores, en Caracas.

El arsenal de fuerza legítima para las intervenciones imperiales ya es muy

vasto, e incluye no sólo intervenciones militares sino otras formas tales como

intervenciones morales y jurídicas. De hecho, las fuerzas de intervención del

Imperio pueden ser mejor comprendidas como iniciándose no directamente

con sus armas letales, sino con sus instrumentos morales. Lo que llamamos

intervención moral es practica do en la actualidad por una variedad de

cuerpos, incluyendo los medios de noticias y las organizaciones religiosas,

pero los más importantes pueden ser algunas de las denominadas

organizaciones no-gubernamentales (ONG), las cuales, precisamente por no

ser conducidas directamente por los gobiernos, son aceptadas como

actuando sobre la base imperativos éticos o morales.

 

22/05/2015 - 12:38 pm