A tres décadas de su partida el fuego del Grupo Madera sigue ardiendo

Caracas, 15 Ago. AVN .- A pesar de que hace 30 años se hundió en las aguas del Río Orinoco una embarcación con 11 jóvenes integrantes del Grupo Madera, agrupación nacida con ritmo y calor del pueblo en la populosa barriada de San Agustín del Sur, en Caracas, su música sigue más viva que nunca.

El Grupo Folclórico y Experimental Madera nació en el barrio Marín, parroquia San Agustín, en el año 1977, con el objetivo de difundir y proyectar todas las manifestaciones culturales de origen afrovenezolanas y afrocaribeñas, a partir de un concepto de investigación de las raíces y herencias africanas de la sociedad venezolana.

Integrado por Juan Ramón Castro, Felipe Rengifo, Jesús “Chu” Quintero, Farides Mijares, Ricardo Quintero, Héctor Romero, Carlos Daniel Palacios, Lesvy Hernández, Ángel Silvera, Luis Orta, Alfredo Sanoja, Marcelo Hernández, Ricardo Orta, Miriam Orta, Nelly Ramos, Alejandrina Ramos, Nilda Ramos y Tibisay Ramos; Madera hace su primera presentación el 18 de noviembre de 1977 en la Casa Monagas.

Entre el 77 y 78 se presentan en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, en el Pedagógico de Caracas, en el Teatro Municipal de Caracas, en el Colegio Universitario de Los Teques, en la prisión de El Junquito, en las plazas públicas y en diferentes barrios populares de la capital venezolana, así como en regiones del interior de Venezuela, entre ellas Curiepe, Río Chico, Sotillo, Ocumare del Tuy y La Guaira.

La agrupación de San Agustín del Sur compartió actuaciones con el cantor del pueblo Alí Primera y con los conjuntos musicales Sonero Clásico del Caribe, Trabuco Venezolano y Los Papines.

En 1979 participó en el documental "El afinque de Marín”, corto realizado por Jacobo Penzo y Carlos Azpúrua. En un formato de 24 minutos, el documental logra recoger y sintetizar las inquietudes, el movimiento musical y la vida misma del barrio.

Diversos experiencias en el seno de su comunidad condujeron al grupo a definir su conciencia ética, moral e ideológica a partir de sus creencias y convicciones sin que ello significara el establecimiento de alianzas o militancias en organizaciones políticas.

Reconocida su labor en el país, el grupo es invitado por el Consejo Nacional de la Cultura (Conac) a realizar una gira por el estado Amazonas, del 9 al 18 de agosto de 1980, recorriendo los pueblos indígenas Zamariapo, San José, Moriche y San Fernando de Atabapo.

El 15 de agosto de 1980 la falca Esther, a 15 minutos de haber zarpado en Zamariapo, se hundió con todos los tripulantes.

Ante el dolor de aquella tragedia el cantor del pueblo, Alí Primera, escribió Tin Marín: “Muchacho pásame los fósforos que esa madera va a arder, ese fuego alumbrará el camino pa" donde habrá que coger, pa" donde va a hacer, cantar y cantar, hasta que la vida se vuelva un cantar y nuestro combate una sola canción... porque esa madera no sirve pa" guacal, porque esa madera es puro corazón. ”

Carlos Daniel Palacios, Marcela Hernández, Miriam Orta, Nelly Ramos, José Rivero y Faride Mijares fueron los únicos integrantes del grupo que sobrevivieron a la tragedia del Orinoco y decidieron darle continuidad al Grupo Madera como homenaje a sus compañeros.

Tras la tragedia, los integrantes de la agrupación toman nuevos bríos y crean la Fundación Grupo Madera, la cual trabaja desde hace 26 años en la búsqueda de la consolidación de los elementos que conforman la identidad y los valores de los pueblos latinoamericanos, así como en la promoción y difusión de la música venezolana, de la danza y del folclore.

Cada año, el 15 de agosto Madera organiza en diferentes regiones de Venezuela actividades en homenaje a los compañeros que quedaron allá, en el Orinoco.

Para la conmemoración del aniversario número 30 la Fundación Grupo Madera realizó desde el viernes y hasta este domingo el intercambio cultural con los pueblos indígenas, denominado Cantos y Encantos de Culturas Ancestrales, en Puerto Ayacucho y San Fernando de Atabapo, estado Amazonas.

La realización del intercambio cultural se llevó a cabo no sólo como homenaje a los integrantes desaparecidos del Grupo Madera, sino también para reivindicar la vida y la obra de quienes se mantienen vigentes y presentes en el corazón, así como en las luchas del pueblo venezolano para enaltecer los valores ancestrales de las culturas afrovenezolanas e indígenas.

AVN 15/08/2010 17:50
Compartir en Facebook