Unasur condena asesinato de líderes indígenas en Colombia y Honduras

Caracas, 05 Mar. AVN.- La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) condenó este viernes el asesinato del gobernador de Río Blanco, Colombia, William Alexander Oime, perteneciente a la etnia indígena Yanacona, y de la líder de la comunidad lenca, Berta Cáceres, en Honduras.

El bloque suramericano manifestó vía Twitter que los hechos muestran preocupantes señalas de violencia y racismo en ambas naciones.

"Unasur lamenta el vil asesinato del gobernador indígena, William Oime, tiroteado en Popayán, como preocupante señal de violencia y racismo", escribió la secretaría de Unasur en la cuenta Twitter del organismo de integración.

El gobernador Oime fue asesinado el pasado miércoles en la ciudad de Popayán, capital del departamento del Cauca, suroccidente de Colombia.

Recibió tres disparos por parte de tres motociclistas que lo atacaron en el centro histórico de Popayán, sin robarle ninguna de sus pertenencias, informó Telesur en su portal web, basado en la versión de testigos del hecho. Luego de recibir los proyectiles fue trasladado al Hospital Universitario San José de Popayán, donde falleció.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) y sus 47 filiales en la nación neogranadina, rechazó el asesinato de Oime "al considerarlo como parte de la estrategia de exterminio a dirigentes y en sí los pueblos indígenas".

A través de un comunicado publicado en su página web, la Onic exigió celeridad en la investigación para dilucidar los hechos y evitar la impunidad.

En Honduras, Cáceres había denunciado en varias oportunidades que su vida y la de su familia corrían peligro, luego de recibir amenazas en su contra.

En una de sus últimas apariciones públicas, había denunciado ante medios de comunicación el asesinato de cuatro dirigentes de su comunidad.

Junto a la comunidad lenca, emprendió una lucha en defensa de su territorio, que constantemente ha estado amenazado por proyectos mineros hidroeléctricos, y en defensa de los recursos naturales hondureños, lo que la llevó a ganar en 2015 el Premio Medioambiental Goldman.

La Unión Suramericana lamentó su asesinato "como preocupante señal de violencia y racismo", se publicó en la cuenta @unasur.

05/03/2016 - 05:47 pm