Venezuela a la vanguardia mundial en protección del ambiente

Caracas, 11 Nov. AVN.- En la actualidad la conservación del medio ambiente es quizás el tema que más adhesiones en el planeta consigue. Venezuela está a la vanguardia en legislación ambiental, ya que la propia Constitución Nacional establece el derecho individual y colectivo a disfrutar de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. Esto lo coloca al mismo nivel de otros derechos humanos fundamentales como: el derecho a la vida, a la salud, la educación, entre otros.

Políticos, activistas sociales y periodistas de la fuente coinciden en que la legislación ambiental venezolana es muy pertinente, sin embargo, su aplicación aún está lejos de ser la ideal para garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono y las especies vivas, sean especialmente protegidos.

Venezuela está ubicado entre los 10 países con mayor diversidad biológica del planeta y con mayor disponibilidad de agua dulce por habitante: 35 millones de litros. El nivel mundial ronda los 8 millones 250 mil litros. Para tener una idea: podemos decir que mientras a cada venezolano le "corresponden" unas 15 piscinas olímpicas de agua dulce, al resto de los pobladores del planeta, en promedio, sólo le "corresponden" un poco más de tres piscinas.

"Venezuela ha dado una respuesta jurídica a los problemas ambientales y al ambiente como variable, al mantener una posición firme en resguardo del planeta y de la vida", aseveró el diputado Manuel Briceño (PSUV, Trujillo), integrante de la Comisión permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional (AN).

Destacó Briceño que la Constitución Bolivariana establece derechos ambientales, en el capítulo IX (artículos 127, 128 y 129), lo que significó un hito pues elevó los derechos ambientales al rango constitucional y los igualó con los derechos humanos fundamentales.

Pero además del texto constitucional, durante la Revolución Bolivariana se han aprobado 13 leyes referidas al tema ambiental y ecológico, entre las que destacan: Ley de Tierras, Ley del Sistema Nacional de Protección Civil y Administración de Desastres; Ley Sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos; Ley de Aguas; Ley de Reforma Parcial de la Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios de Agua Potable y de Saneamiento; Ley de Meteorología e Hidrología Nacional; Ley Orgánica del Ambiente; Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio y Ley de Gestión Integral de la Basura.

En el Parlamento se mantiene la segunda discusión del Proyecto de Reforma de la Ley Penal del Ambiente, donde se tipifican como delitos aquellos hechos que violen las disposiciones relativas a la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente; y establece las sanciones penales correspondientes. Asimismo, determina las medidas precautelativas, de restitución y de reparación a que haya lugar. La norma legislativa contiene 111 artículos.

Una muestra de la atención que se le brinda al tema ambiental en Venezuela es la organización del Foro Internacional El derecho humano al agua que nos une: perspectivas sociopolíticas contemporáneas, realizado en Caracas la primera semana de noviembre de 2011 y convocado por el Parlamento Latinoamericano (Parlatino) y el Ministerio del Ambiente (Minamb). Las actuales leyes venezolanas desestiman la posibilidad de la mercantilización del servicio de agua potable.

Durante tres días, diputados latinoamericanos compartieron experiencias, sobre la solución de los problemas relacionados con el servicio de agua potable, con algunas comunidades organizadas. El gerente de Gestión Comunitaria de Hidrocapital, Víctor Díaz, anunció que existen 8 mil 500 mesas técnicas de agua constituidas. Las Mesas Técnicas de Agua son una organización comunitaria orientada por las empresas hidrológicas venezolanas, con el fin de incorporar a la población a la gestión del agua y a la búsqueda de alternativas que mejoren la administración del recurso. Estas mesas rinden cuentas ante los Consejos Comunitarios de Agua, instancias organizadas por regiones y por ciclos de suministro en el territorio nacional.

Según datos publicados en la web del Ministerio del Ambiente, para el año 1998 un poco más de 80% en Venezuela tenía agua potable y luego de 10 años (para 2008) la cifra se incrementó a cerca de 95%. En las mismas fechas la recolección de aguas servidas pasó de algo más de 62% a más de 83%.

Una de las exposiciones más interesantes estuvo a cargo del filósofo Juan Marí Lois, catedrático de la Universidad Mayor de San Simón, en Cochabamba, Bolivia, quien explicó los alcances del intento de privatización que desencadenó en la llamada "guerra del agua". Recordó cómo las protestas en Cochabamba, entre enero y abril de 2000, contra la mercantilización de este bien común hizo que la empresa Bechtel iniciara un proceso legal reclamando indemnizaciones por 40 millones de dólares en daños. Posteriormente y ante la presión internacional se vieron obligados a retirar la demanda.

Explicó Lois que la nueva Constitución (en vigencia desde 2009 luego de un proceso constituyente impulsado por el presidente Evo Morales) contempla en su artículo 20 el derecho al acceso universal y equitativo a los servicios básicos de agua potable y alcantarillado, entre otros y que "no son objeto de concesión ni privatización y están sujetos a régimen de licencias y registros, conforme a ley".

Juan Carlos Barba, diputado boliviano por el partido Convergencia Nacional, indicó que es necesario el uso consciente de los recursos naturales pues son limitados: "Cada día nacen en el planeta más 212 mil personas y debemos garantizarle a esas nuevas generaciones el mundo futuro. Es una obligación fundamental del Estado pero también de cada uno de nosotros".

Los integrantes del Parlatino (organismo regional integrado por los parlamentos nacionales de América Latina, elegidos democráticamente mediante sufragio popular) destacaron la experiencia venezolana, sobre todo en cuanto a la consecución de las metas del milenio.

La vicepresidenta del Parlatino, Grupo Venezuela, diputada Ana Elisa Osorio, destacó que el país ya ha cumplido las metas del milenio en cuanto a garantizar el acceso del pueblo al agua y "antes de 2015, fecha fijada por los países para presentar los resultados de las metas propuestas, Venezuela habrá cumplido también con el saneamiento de las cuencas", indicó.

Cerca de la mitad de Venezuela es ABRAE

Una característica especial que no se puede perder de vista al tratar el tema medioambiental en Venezuela es el reconocimiento, de acuerdo con datos del Ministerio del Ambiente, de una superficie de 62 millones 995 mil 581,15 hectáreas correspondientes a Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE). Estos espacios que alcanzan 46% del territorio nacional, por sus características y cualidades, necesitan estar bajo resguardo porque son patrimonio nacional.

Estas áreas están compuestas por 43 parques nacionales, 36 monumentos naturales, 7 refugios de fauna silvestre, 39 áreas boscosas bajo protección, 14 reservas nacionales hidráulicas, 4 reservas de fauna silvestre, 5 áreas rurales de desarrollo integrado, 2 reservas de biósfera, 3 áreas de protección y recuperación ambiental, 6 zonas de aprovechamiento agrícola, 58 zonas protectoras, 11 reservas forestales y 7 áreas criticas con prioridad de tratamiento.

Además existen otras de importancia como las zonas de reserva para construcción de presas y embalses, las áreas de protección de obras públicas, las costas marinas de aguas profundas, las zonas de interés turístico, zonas de seguridad y de seguridad fronteriza y, finalmente, los sitios de patrimonio histórico, cultural o arqueológico.

Un dato destacado es que más de 95% de los territorios habitados por las 34 etnias venezolanas corresponden a áreas protegidas. La Constitución Bolivariana reconoce y garantiza a los pueblos y comunidades indígenas su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan (Art. 119).

No cabe duda de que la Revolución Bolivariana y el mundo, seguirán su inmutable movimiento, mientras nosotros, en la multidiversidad venezolana, seguimos confiados en la gran verdad que ya anunció Victor Hugo: Primero, fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora, es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales.

Edgar Ramírez AVN 11/11/2011 12:13
Compartir en Facebook