Victoria del 13-A se perpetuará para conquistar el futuro de unidad, progreso y paz

 

Caracas, 13 Abr. AVN.- A propósito de conmemorarse 13 años de la gesta popular del 13 de abril de 2002, que restableció el hilo constitucional de la República al lograr el regreso a la presidencia del Comandante Hugo Chávez, derrocado por un golpe de Estado de la derecha, el presidente Nicolás Maduro llamó este lunes al pueblo venezolano a mantener vigente esa victoria de soberanía, de dignidad y de respeto a la voluntad popular para continuar consolidando la Revolución Bolivariana.

"Nos ganamos el derecho a ser, a existir, a andar en el futuro, a hacer revolución. Hoy es el décimo tercer aniversario de aquella insurrección cívico militar de abril de 2002 que barrió del mapa a los golpistas de la oligarquía y el imperialismo", resaltó el Jefe de Estado desde el Paseo monumental de Los Próceres, en Caracas, donde participó en el acto en conmemoración del quinto aniversario de la Milicia Bolivariana.

"La victoria de hace trece años ya estaba escrita, y esa insurrección cívico-militar demostró al comandante Chávez que no había arado en el mar, que había sembrado profundo en el alma nacional, el proyecto de Bolívar, que ahora sí venía para ser triunfante", subrayó Maduro, quien resaltó la importancia de la gesta popular del 13 de abril para garantizar la democracia en el país.

"Cada año que pasa se agiganta la importancia histórica de la revolución de abril, del 13 y 14 de abril de 2002. Qué hubiera pasado si en Venezuela se imponía una dictadura como la de Pinochet (en Chile), si el imperialismo le hubiera puesto su mano a Venezuela otra vez, si hubieran asesinado al comandante Chávez quienes lo tenían secuestrado", se preguntó.

Por ello, instó al pueblo a asumir con moral, ética y disciplina vigilante el compromiso de derrotar cualquier atentado a la patria, como lo hizo aquel 13 de abril y así sostener un triunfo permanente en los ámbitos políticos y económicos. Esta victoria debe expresarse en dos caminos: la radicalización de la revolución para combatir la guerra económica y el burocratismo y la consolidación de América Latina como una potencia de paz y de igualdad.

"No puede haber más 11 de abril (día de la acción golpista), el 13 de abril tiene que ser todos los días, tenemos que derrotar los intentos de desestabilización antes de que se ejecuten", exhortó.

Radicalización revolucionaria contra la guerra económica

El Jefe de Estado llamó a gestar un 13 de abril en el ámbito económico, con el propósito de abrir una nueva etapa de radicalización de la Revolución, signada por la derrota final de la guerra económica, el óptimo uso de las divisas y la consolidación de las conquistas sociales.

"Vengo dispuesto a radicalizar la Revolución contra todos los que la sabotean desde lo económico", aseveró Maduro, quien giró la orden al vicepresidente Ejecutivo, Jorge Arreaza, de revisar el uso que empresarios le han dado a las divisas aprobadas para la importación de productos necesarios.

Alertó que, aquellos que no cumplan la ley, serán puestos a la orden de las autoridades para su debido proceso y llamó a los venezolanos a afianzar aún más su rol en esta lucha.

"Pido apoyo del pueblo, ya basta de tanto sabotaje económico. Vamos a actuar con mano dura, vamos a hacer un 13 de abril en lo económico", manifestó el Presidente haciendo referencia a la fecha en que el pueblo venezolano y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) lograron el rescate del hilo constitucional, el 13 de abril de 2002, luego de un golpe de Estado de la derecha contra el comandante Chávez.

La guerra económica es un fenómeno impulsado por la derecha venezolana y empresarios aliados, desde 2013, mediante la especulación en los precios y acaparamiento, así como la ralentización en la venta de productos básicos para generar descontento.

Golpe también pretendía acabar con la integración

El presidente Maduro indicó que el golpe de la derecha registrado hace 13 años no sólo pretendía dar término a la Revolución Bolivariana, también tenía como propósito frenar el despertar de los pueblo que se gestó con el primer encuentro entre los comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro, ocurrido en La Habana, en 1994. Dicho proceso se fortaleció en 2005, cuando se derrotó la propuesta del Área de Libre Comercio de las Américas (Alca),.

"El Comandante Fidel y Chávez hablaron de las luchas del siglo XXI para derrotar el Alca. Para detenerlo hablaron de la unión de América Latina y el Caribe, como fue después la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba)", explicó Maduro, quien agregó que en la región "nació una nueva era de unión y de despertar en los pueblos de nuestra América que se avizoró en el horizonte".

Asimismo, destacó la importancia que para esta nueva época tuvieron las victorias electorales del pueblo en la región con la llegada a la presidencia del comandante Hugo Chávez, en 1999, a quien le siguió Luiz Inácio Lula Da Silva, en Brasil, en 2002; Néstro Kirchner, en Argentina, en 2003; Tabaré Vázquez, en Uruguay, en 2004; Evo Morales, en Bolivia, en 2005; y Rafael Correa, en 2007, en Ecuador.

En ese periodo, "se levantaba un liderazgo específico con particularidades en cada país, pero con una sola visión de enfrentar el neoliberalismo, de atender los pueblos, democratizar nuestras sociedades, de unir a América Latina y el Caribe, una sola visión continental con las diferencias específicas de cada país".

Ante el Alca, celebró el mandatario, "resultó que América Latina tenía otra voz, aquí con la resistencia de Lula, de Tabaré Vázquez, de Néstor Kirchner y logramos el milagro de derrotar el Alca, enterrarlo y empezar otra era para nuestra América". 

América Latina y el Caribe como potencia de paz, igualdad y felicidad

En su alocución, Maduro destacó que la Cumbre de Las Américas, celebrada en Panamá, abre el camino para plantear una nueva era en la que América Latina se convierta en potencia de paz, igualdad y felicidad. Esto debe lograrse entre los años 2015-2026, cuando se cumplen 200 años del Congreso Anfictiónico de Panamá, convocado por el Libertador Simón Bolívar.

Señaló que para el 2026 se planteó el objetivo de consumar la construcción, consolidación y surgimiento de la potencia latinoamericana y caribeña como una gran región confederada y unida en una estrategia e identidad propia, que sea propulsora de la paz. Para ello, es vital que "nuestros pueblos tengan educación, salud, vivienda, alimentación. Queremos ser una potencia de felicidad social, nuestro objetivo es la felicidad del pueblo".

Recordó que en el siglo XIX los pueblos de América, junto a sus libertadores, se ganaron la independencia en el campo de batalla y en el "siglo XX y XXI lo hemos conquistado con coraje (nuestra independencia) venciendo a los grandes medios de comunicación y sus mentiras, yendo casa por casa, fábrica por fábrica, universidad por universidad”.

"Nosotros nacimos con una visión de patria grande, ya está demostrado en 200 años porque sino vendrían los imperios a tragarnos uno por uno", añadió.

Igualmente, resaltó que el comandante Hugo Chávez fue el "arquitecto del nuevo mundo" que ha surgido en la región y que se plasmó en la Cumbre, donde la mayoría de los países participantes exigieron a Estados Unidos respeto a la independencia y a la autodeterminación de la región.

Esa exigencia se tradujo en el amplio apoyo a la exigencia de la derogatoria del decreto firmado por Estados Unidos que declara a Venezuela como una "amenaza". La fuerza de esa victoria quedó expresada en las millones de firmas que se recogieron tanto en la nación como en el mundo para exigir la anulación de la orden firmada el pasado 9 de marzo.

"Las más de 11 millones de firmas configuraron un estado de la opinión pública nacional e internacional que dejó claro ante los Estados Unidos y su gobierno que lo hecho con su decreto era una desproporción vergonzante" explicó Maduro, quien agradeció el apoyo expresado por las naciones Latinoamericanas y del Caribe durante la Cumbre, donde la voz de los pueblos fue tomada en cuenta.

"Fue un coro hermoso de los liderazgos de América y el Caribe, que en español, inglés, portugués y holandés dijeron a una sola voz que Venezuela se respeta, es esperanza, es patria de Bolívar. Una sola voz se escuchó exigiendo el respeto y que el derecho imperial sea derogado. Gracias, América Latina, el Caribe; gracias, patria grande; desde el corazón de la Caracas grande, gracias América unida, gracias".

13/04/2015 - 11:54 pm