Traslado de restos de Argimiro Gabaldón al Panteón reivindica a generación de luchadores

Foto: Pedro Mattey, AVN

Caracas, 15 Jul. AVN.- El traslado de los restos del combatiente Argimiro Gabaldón al Panteón Nacional, en Caracas, salda una deuda histórica con toda una generación que dio su vida por la lucha revolucionaria, indicó Juan Carlos Parisca, uno de los compañeros del también conocido "Comandante Carache".

Parisca conoció a Gabaldón cuando apenas tenía 17 años y estuvo al lado él en la lucha guerrillera de la década de los 60, cuando el nativo de Biscucuy, estado Portuguesa, se convirtió en jefe del Frente Guerrillero Simón Bolívar de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), a fin de confrontar a los agentes que impusieron un modelo excluyente en la IV República.

"Argimiro era un hombre con una personalidad muy especial, sumamente jovial, muy fuerte físicamente e inteligente", condiciones que le permitieron "liderar un ejército de jóvenes convirtiendo la disciplina en el objeto de admiración, la consideración y el respeto", relató Juan Carlos.

En el inicio del traslado de Gabaldón al mausoleo donde reposan figuras fundamentales de la historia venezolana, Parisca ofreció un discurso en el que enalteció el legado del combatiente por sus ideales de la igualdad y el compromiso con las causas populares, que lo acercaron a los campesinos.

Parisca recordó también una historia de la tradición oral, en la que un cacique muy valiente unificó a los guerreros en la región donde se movía el grupo, entre Portuguesa y Lara. Se llamaba Carache y fue precisamente el nombre que identificó a Argimiro en la lucha.

"Carache era un rebelde contra la ortodoxia, tenía sus posiciones sobre la guerra popular que le daba importancia a la incorporación de los pobres de la ciudad y el campo en las luchas", relató Parisca.

15/07/2017 - 01:40 pm