Sede de Secretaría General de Unasur se construirá a partir de enero en Quito

Caracas, 26 Nov. AVN .- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció la construcción de la sede de la Secretaría General de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en enero de 2011, en Quito, en el punto de latitud 0, en la mitad del mundo, la cual se espera estará culminada en 18 meses.

Así lo informó Correa este viernes, durante su intervención en la IV Cumbre de la Unasur, que se efectúa en el Centro de Convenciones Internacionales Liliendal de Georgetown, Guyana, donde además entregó la presidencia pro témpore de este bloque a su homólogo de Guyana, Bharrat Jagdeo.

Correa resaltó que Ecuador presenta en esta cumbre los documentos para crear el sistema de solución de controversias, a partir de la propuesta de los ministros de Relaciones Exteriores de la Unasur, que se reunieron este jueves en Georgetown.

"(Los cancilleres) nos han pedido que nombremos expertos que como nuestros representantes personales analicen la propuesta y entreguen sus observaciones en un plazo de 90 días".

Asimismo, consideró inoportuno crear un nuevo parlamento subregional por considerar que instancias como éstas en América Latina "no muestran eficiencia", entre ellas mencionó el Parlamento Centroamericano, el Parlamento Andino, el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Al respecto, el Mandatario Ecuatoriano sugirió que "lo mejor sería avanzar paulatinamente en un proceso de armonización de nuestras legislaciones en materias especiales de particular sensibilidad, tarea que podría asumir una instancia de coordinación legislativa suramericana, dada la urgencia de coordinar nuestras políticas e instituciones".

"Sólo con esa coordinación de políticas podremos someter el capital internacional a los intereses de nuestros Estados, y no como ha ocurrido hasta ahora, que nuestros Estados han estado sometidos a los intereses del capital internacional", puntualizó Correa.

Los retos

El presidente pro témpore saliente de la Unasur, resaltó que la "crisis del pensamiento" ha sido de las más graves que ha sufrido América Latina.

"Se colonizaron nuestras ideas y estuvimos décadas rigiéndonos por políticas públicas emanadas de un supuesto "consenso" de Washington, en el que no participó Latinoamérica, lo que originó la crisis del pensamiento propio".

Resaltó que es ahora cuando se ha dado paso a una nueva lógica de integración.

Correa se refirió también a la propuesta de "emisiones netas evitadas" que Ecuador presentará ante la XVI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático a realizarse en Cancún, México, a finales de este año, como parte del compromiso asumido por esta nación ante la cumbre climática celebrada en España, en mayo pasado.

"Más allá de las decisiones políticas sobre la necesidad de que las resoluciones en esta clase de cumbres sean vinculantes y de poner estrictos límites en las emisiones de efecto invernadero entre las partes de la convención, si ustedes así lo deciden, vamos a plantear a la comunidad internacional el concepto de las emisiones netas evitadas", señaló.

Explicó que las emisiones netas evitadas son aquellas que aún pudiendo emitirse por cada país, no son emitidas, o las emisiones existentes en cada país que son reducidas.

En este mismo orden de ideas, el Jefe de Estado ecuatoriano consideró necesario cambiar las relaciones mundiales de poder para contrarrestar los efectos del cambio climático.

Desmitificar tabúes sobre la libertad de Expresión

Correa hizo especial énfasis en la necesidad de discutir en el seno de la Unasur sobre el papel de actor político que "con frecuencia" asume la prensa en las regiones, "debemos desmitificar tabúes con respecto a la prensa y la libertad de expresión".

"Ya es hora de desmitificar y derrumbar tabúes; debemos perder el temor reverencial de tratar estos temas; buscar adecuada legislación para combatir los claros excesos de cierta prensa y lograr un mayor control ciudadano para que el servicio público que deberían ser los medios de comunicación e independizarla del dominio de los poderes fácticos", puntualizó Correa.

Al respecto, recordó que se trata de un poder que constituye empresas con fines de lucro que proveen un producto social de información, "poder sin contra poder, sin legitimidad democrática, defendiendo no el bien común, sino particulares intereses por ser negocios privados".

"Ahora se nos dice que cuestionar la prensa es cuestionar la democracia, y a la misma libertad; si la prensa difama, desinforma, calumnia nuestros gobiernos es libertad de expresión, pero si un presidente desea contestarles a estos medios, resulta que es un atentado contra al libertad de expresión", enfatizó.

Correa consideró que esta doble moral se ha desarrollado desde que se inventó la imprenta, "y la supuesta libertad de prensa no es otra cosa que la voluntad del dueño de la imprenta y en América Latina, esa voluntad tan solo ha servido como cáncer de los poderes fácticos y del estatus qúo".